14 de octubre de 2019 | Actualizado 7:08

Bruselas recomienda gravar a los puertos de España e Italia

La Comisión Europea da un plazo de dos meses para iniciar acciones que ajusten sus normativas a los principios de la UE

La exención en el impuesto de sociedades para los puertos que obtienen beneficios de sus actividades económicas “puede suponerles una ventaja competitiva” cuando operan en el mercado interior, según la Comisión Europea. En el caso de España, la explotación comercial de infraestructuras portuarias constituye un ejemplo de este tipo de actividad, a juicio del Ejecutivo comunitario. Por ello, desde Bruselas se ha defendido el objetivo de “mantener el compromiso” a través de “la garantía de unas condiciones de competencia equitativas en toda la UE para este sector económico clave”.

La Comisión Europea ha propuesto, en dos decisiones separadas, que España e Italia ajusten la tributación de sus puertos a las normas sobre ayudas estatales de la Unión Europea. La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, ha afirmado que “los puertos que generan beneficios a partir de sus actividades económicas deben tributar de la misma forma que otros operadores económicos”. Con el fin de garantizar una competencia leal en la Unión Europea, se les ha dado de plazo un año para que subsanen la situación, aunque tienen dos meses para iniciar sus actuaciones.

Los puertos españoles están exentos del impuesto de sociedades en las tasas portuarias y en los ingresos derivados de arrendamientos y concesiones

Actualmente, los puertos españoles están exentos del impuesto de sociedades en las tasas portuarias y en los ingresos obtenidos de contratos de arrendamiento y de concesión. Además, los puertos del País Vasco están totalmente exentos de este impuesto. Por ello, la Comisión considera que el régimen tributario español, que existía desde antes de la entrada en vigor del Tratado de la Unión Europea, puede vulnerar las normas de la Unión Europea sobre ayudas estatales.

Esta recomendación se ha hecho pública después de que en abril de2018 el Ejecutivo comunitario ya expresase ciertas reservas en relación a los regímenes tributarios aplicables a los puertos de España e Italia. Según el procedimiento que Bruselas suele seguir en estos casos, si estos dos Estados miembros no aceptan la propuesta se podrá iniciar una investigación para verificar la compatibilidad de la ayuda existente. En caso de que se concluya el régimen tributario es incompatible, se le podrá exigir a España e Italia que le pongan fin. En los últimos años, la Comisión ya ha exigido a los Países Bajos, Bélgica y Francia que eliminen las exenciones en el impuesto de sociedades para sus puertos.