14 de octubre de 2019 | Actualizado 7:08

El ‘no’ al Brexit de May asusta al transporte europeo

Asociaciones y empresas del sector insisten en la necesidad de establecer un periodo de transición para evitar el caos de un Brexit no acordado
Theresa May en una declaración en Downing Street sobre el Brexit el pasado mes de noviembre | UK Prime Minister

El sector del transporte y la logística ha expresado su preocupación tras el rechazo parlamentario al acuerdo del Brexit propuesto por la primera ministra británica, Theresa May, que también ha logrado superar una moción de censura. Las asociaciones y empresas coinciden en la necesidad de establecer un periodo de transición que les dé un margen de maniobra ante el escenario incierto que se les presenta a partir del 29 de marzo. Incluso desde British Ports Association se ha solicitado al Gobierno de Theresa May una mayor claridad sobre los planes alternativos “inmediatamente” y a “hacer lo que sea necesario para evitar una retirada desordenada”.

Por su parte, la asociación europea de transitarios (Clecat) ha manifestado en un comunicado su decepción ante el resultado. El senior manager de Clecat, Dominique Willems, ha afirmado que sus miembros continúan preparándose para un Brexit sin transición, pero que, a pesar de estar acostumbrados a comerciar con terceros países, “una situación como ésta llevará muy probablemente a disrupciones, retrasos y costes extra en el comercio”. Por ello, la asociación insta a evitar un Brexit sin acuerdo “a cualquier precio”.

“Un Brexit sin transición llevará muy probablemente a disrupciones, retrasos y costes extras en el comercio”
Dominique Willems Senior Manager de Clecat

Por otra parte, la multinacional logística Kuehne Nagel ha declarado que respeta la decisión votada por el Parlamento británico. Sin embargo, ha puntualizado que un ‘no’ al Brexit sería una solución preferible, “ya que cualquier forma de Brexit está destinada a incrementar las barreras comerciales”, ha afirmado el consejero delegado de la empresa, Detlef Trefzger. Según Kuehne Nagel, un Brexit desordenado sería la peor solución, porque impondría restricciones masivas al intercambio de bienes entre el Reino Unido y la Unión Europea. Por ello, ha urgido a prevenir este escenario.

En referencia a los servicios aéreos, la Comisión Europea elaboró una serie de propuestas para mitigar los impactos de un Brexit sin acuerdo, manteniendo la conectividad aérea entre ambas partes por un periodo de 12 meses. No obstante, la asociación Airports Council International (ACI) ya informó en diciembre que un Brexit duro “congelaría el mercado”, ya que la propuesta legislativa especifica que las aerolíneas británicas no podrán añadir nuevas rutas ni incrementar la frecuencia de las que operan actualmente durante esa transición. “Provocaría la pérdida de 93.000 nuevos vuelos y unos 20 millones de pasajeros en el mercado de Gran Bretaña con la Unión Europea”, ha informado el director general de ACI Europe, Olivier Jankovec. “No hay luz de esperanza para la aviación con un escenario sin acuerdo, debe ser evitado a toda costa”.

“No hay luz de esperanza para la aviación con un escenario sin acuerdo”
Olivier Jankovec director general de ACI Europe

Ante esta situación, los cargadores europeos (European Shippers’ Council) han calificado de “escenario límite” y “situación inaceptable” el rechazo al acuerdo. Han advertido en un comunicado que los transportistas no podrán garantizar el envío de bienes a los clientes a tiempo y en buen estado, y que el escenario impactará en el bienestar de los habitantes. “Las preparaciones realizadas hasta ahora no pueden compararse con las perturbaciones en el comercio que se producirán”, ha afirmado la asociación. También ha puntualizado que las plataformas logísticas y de distribución de Gran Bretaña ya se han llenado por completo y que es “casi imposible” alquilar espacio adicional para las provisiones de emergencia. Como soluciones, los cargadores proponen establecer un periodo de transición que permita a gobiernos y compañías finalizar sus medidas de contingencia “al menos hasta diciembre de 2020” y negociar entonces un acuerdo de libre comercio.