18 de noviembre de 2019 | Actualizado 10:47
Modelo Nissan e-NV200 durante el proceso de carga | Nissan

Nissan elevará la producción de la furgoneta e-NV200 en Barcelona

La compañía automovilística ha ampliado las instalaciones de su planta de baterías en la Zona Franca de Barcelona, lugar desde el que exporta a más de 20 países

El fabricante automovilístico Nissan tiene previsto reforzar la producción de la furgoneta eléctrica e-NV200 en su factoría de Barcelona, ubicada en la Zona Franca. Para conseguirlo, ha ampliado las instalaciones de su planta de baterías, donde se ensambla desde febrero de 2018 la nueva batería de 40 kilovatios de este modelo. Ésta ofrece una autonomía de hasta 280 kilómetros, lo que supone un incremento del 60% respecto a la versión predecesora de 24 kilovatios.

Nissan Motor Ibérica ha cerrado 2018 con la producción de 6.000 unidades de esta furgoneta, el doble que en 2017. “La apuesta de la planta de Nissan Motor Ibérica en Barcelona por la furgoneta e-NV200 permite a las operaciones industriales de Nissan en España reforzar la posición de la compañía como fabricante mundial líder en vehículos eléctricos”, ha afirmado el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Genís Alonso.

La fábrica, en la que se ha ampliado recientemente la plantilla dedicada a logística, produce en exclusiva la e-NV200 desde 2014. Como único centro mundial encargado de la fabricación de la furgoneta eléctrica, Barcelona abastece a mercados de todo el mundo. El 89% de las unidades producidas en 2018 se han exportado a más de 20 países, entre los que se encuentra Japón o Alemania. Además, Nissan matriculó durante este periodo un total de 468 unidades en España, lo que supone una cuota de mercado del 26%. Desde 2014, se han vendido más de 1.500 unidades en el Estado español. A causa de esta tendencia positiva, los volúmenes de producción del modelo van en aumento.

Durante una visita a las instalaciones de la Zona Franca esta mañana, el vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès, ha recordado que por Catalunya ya circulan más de 12.000 vehículos eléctricos y existen más de 1.500 puntos de recarga. No obstante, ha remarcado que “aún tenemos mucho por hacer”, ya que el objetivo de la Generalitat es que ningún punto de Catalunya esté a más de 30 kilómetros de una estación pública de recarga rápida.