13 de noviembre de 2019 | Actualizado 18:12

La UE acelera la llegada de cabinas más largas en los vehículos pesados

“Una cabina más aerodinámica comportará un ahorro de combustible, reducirá las emisiones y ayudará a salvar vidas", aseguran los Estados miembros

La Unión Europea ha acelerado las negociaciones para legalizar el uso de cabinas más largas y aerodinámicas en los camiones que circulan por sus carreteras. Actualmente, si los transportistas quieren utilizarlas deben restarle el espacio proporcional al espacio destinado a la mercancía para que la longitud siga siendo la misma, lo que impacta directamente en sus beneficios. Por ello, el Parlamento Europeo busca modificar la directiva sobre la longitud máxima de los camiones.

“Un diseño de la cabina más aerodinámico comportará un ahorro de combustible, reducirá las emisiones y ayudará a salvar vidas. Introducir esta modificación es una enmienda muy específica y bienvenida a las reglas actuales”, ha expresado la ministra de Transporte de Rumanía y presidenta rotatoria del Consejo Europeo de Transportes, Rovana Plump.

El comité de representantes permanentes del Consejo ha aprobado un mandato para que la presidencia empiece las negociaciones con el Parlamento Europeo y modifique la directiva. La enmienda busca que esta excepción de un diseño frontal más redondeado se efectúe en un plazo más corto que el estipulado en la última revisión de la directiva en 2015.

Por su parte, el Consejo y el Parlamento Europeo necesitarán llegar a un acuerdo en febrero, para que pueda concluirse durante la presente legislatura. La propuesta busca de esta manera reducir el consumo de gasolina y proveer una mejor visibilidad, seguridad y confort a los conductores, así como mejorar la seguridad para el resto de usuarios de la carretera.

En 2015 ya se aprobó una directiva para ampliar la longitud de los camiones, que seguían la directiva en vigor desde 1996. El Parlamento Europeo aprobó que un frontal más redondeado reduciría los puntos ciegos del conductor y proporcionaría menos resistencia al viento. Esta leve modificación de la longitud, según explicó el Consejo, ayudaría a absorber la energía y disminuir el impacto de una posible colisión, ayudando a salvar vidas de transeúntes y ciclistas.