24 de abril de 2019 | Actualizado 19:06
Presidenta del Consejo de la Unión Europea, Viorica Doncila | Parlamento Europeo

La UE llega a un acuerdo provisional sobre unas redes transeuropeas sin Reino Unido

La nueva normativa se aplicaría si el Reino Unido saliese de la UE mediante un Brexit duro, según ha explicado el Consejo de la Unión Europea

La presidencia rumana ha llegado hoy a un acuerdo provisional con el Parlamento Europeo sobre la propuesta para asegurar nuevas conexiones marítimas entre Irlanda y otros países de la UE. Esta conexión se establecería a través del corredor del mar del Norte con el Mediterráneo de la red de transporte transeuropeo (TEN-T), en caso de que el Reino Unido saliese de la UE sin un acuerdo negociado.

La reformulación del corredor y el número “limitado” de las reformas concretas de la regulación Connecting Europe Facility (CEF) “asegurarán continuidad a las inversiones en infraestructuras y proporcionarán claridad legal y certeza al planeamiento de infraestructuras”, ha explicado el Consejo de la Unión Europea en un comunicado. El borrador de modificación de la regulación entrará en vigor 20 días tras su publicación. Además, será aplicable el día después de que la CEF deje de aplicarse en el Reino Unido.

El acuerdo hace referencia a la regulación CEF de 2013, que ofrece fondos para proyectos clave en el transporte, telecomunicaciones y sectores energéticos hasta el final del presupuesto a largo plazo de la UE en 2020. Después se remplazará por la CEF 2.0, el cual Consejo y el Parlamento Europeo están actualmente negociando. A estas inversiones también se le añaden las correspondientes en seguridad y comprobaciones en la frontera, que serán elegibles para recibir apoyo por parte de la CEF.

Mediante el texto aprobado se conectan los puertos irlandeses de Shannon Foynes, Dublín y Cork, por parte de Irlanda, con Le Havre, Calais y Dunkerke, en Francia; Zeebrugge, Ghent y Antwerp, en Bélgica; y Terneuzen, Rotterdam y Amsterdam, en Holanda. El siguiente paso por parte de la presidencia será presentar el texto acordado a los embajadores de la UE en las próximas reuniones del Comité de Representantes Permanentes del Consejo. A esto le seguirá una votación formal en el Parlamento y en el Consejo.