22 de septiembre de 2019 | Actualizado 12:01

El sector de la construcción crece el 7% en 2018 y se sitúa en los 120.800 millones

El Observatorio Sectorial DBK de Informa apunta que las empresas medianas ingresaron 2.000 millones en 2017

El valor de la producción del conjunto del sector de la construcción en España se situó en 120.800 millones de euros al cierre de 2018, el 7% más que en el ejercicio anterior, en el que había crecido el 7,8%. Así lo apunta el Observatorio Sectorial DBK de Informa publicado recientemente.

La actividad de edificación fue la que mostró el comportamiento más dinámico, con una producción que aumentó el 7,7%, hasta los 101.800 millones de euros. El área de mayor crecimiento fue la edificación residencial, con una tasa de variación del 10,4%. Por su parte, la producción en el segmento de obra civil, que venía registrando varios años de caída, experimento en 2018 un crecimiento del 3,6%, hasta situarse en 19.000 millones de euros.

Las previsiones para los próximos años apuntan al mantenimiento de la tendencia de crecimiento de la producción en España, si bien se espera cierta desaceleración en el ritmo de aumento. Así, el valor total de la producción crecerá entre el 4% y el 6% anual en el bienio 2019-2020.

En enero de 2018, operaban en España unas 80.000 empresas constructoras, el 6,3% más que un ejercicio antes. El volumen de empleo también registró un aumento, hasta los 1,24 millones de trabajadores en el tercer trimestre de 2018. El negocio se caracteriza por la presencia mayoritaria de empresas de pequeño tamaño, de manera que sólo 120 compañías facturaron en 2017 más de 25 millones de euros.

Dentro de este último grupo, un total de 65 empresas estaban integradas en el grupo de constructoras medianas, con una facturación en el sector de entre 25 y 50 millones de euros. Estas compañías alcanzaron en 2017 unos ingresos en España de 2.000 millones de euros, tras aumentar el 17,6%, lo que significó aumentar sensiblemente su cuota de participación en el mercado, que se elevó hasta el 1,8% de la producción total en España.

El segmento de obra civil supuso el 50% de la producción de las constructoras medianas, mientras que la edificación representó el 47%. El 3% restante se derivó de actividades distintas a la construcción. Por su parte, la actividad internacional representó el 7% de los ingresos totales.