18 de septiembre de 2019 | Actualizado 15:19

Aeutransmer se lamenta por la ruptura de las conversaciones con los transportistas

Carlos Castán ha vuelto a defender las 44 toneladas como una "de las pocas medidas de coste nulo que reducen las emisiones de transporte"
Archivo

La nota más negativa del 2018 para la Asociación de cargadores y usuarios de transporte de mercancías (Aeutransmer) ha sido la “ruptura” de las conversaciones con los transportistas, ha declarado el presidente de la asociación, Carlos Castán, con motivo de la celebración de la asamblea general de la entidad. En este contexto, está “bastante decepcionado con el balance de los contactos con los transportistas”.

Las medidas propuestas por el sector del transporte “estuvimos revisándolas y en ninguna podríamos llegar a coincidir”, ha indicado el presidente de la asociación de cargadores. “Nos planteamos si realmente querían llegar a un acuerdo, bajo amenaza de huelga y presión en la administración”, a pesar de que algunas propuestas sean beneficiosas, “ellos no acceden a ninguna petición y tenemos que llegar a una posición común para que ambas partes salgan beneficiadas”. Asimismo, se ha manifestado partidario a continuar las negociaciones, pero “cuando realmente exista una voluntad por su parte”.

“Ellos no acceden a ninguna petición y tenemos que llegar a una posición común para que ambas partes salgan beneficiadas”
Carlos Castán Presidente de Aeutransmer

Aeutransmer continúa su lucha por negociar el anexo IX de Reglamento General de Vehículos en el que se fija la masa máxima autorizada (MMA) en 44 toneladas. Carlos Castán ha declarado que “esta medida es de las pocas de coste nulo que reducen las emisiones de transporte, aproximadamente el 5% en tonelada por kilómetro”. En esta línea, la asociación ha llevado a cabo propuestas como “que se aprobaran autorizaciones especiales que permitieran garantizar al transportista una negociación cerrada de las tarifas del posible incremento del coste”. De esta forma, ha recordado que en otros países “no ha existido esta problemática para la implantación de esta medida”. En cualquier caso, la asociación seguirá planteando políticas de descarbonización y electrificación.

A pesar de ello, Aeutransmer ha cerrado el año “de forma positiva por el equilibrio económico final y al incremento de la representación de la actividad y la participación de los diferentes foros relacionados con transporte tanto con administraciones y con organismos públicos”, ha señalado el presidente de la entidad. No obstante, desde el punto de vista de la asociación como representación e influencia de las empresas cargadoras, “podemos decir que hemos estado parados durante dos o tres años”. Esto se ha debido, por “la parálisis e inmovilismo de la administración anterior, el corto periodo de la reciente administración y ahora la próxima convocatoria de elecciones”.  Por contraste, ha enfatizado que la noticia más positiva del 2018 para el sector ha sido la aprobación de las modificaciones del Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT)y la activación del Corredor Mediterráneo desde el punto de vista ferroviario.

En referencia al plan del paquete europeo de Movilidad, el presidente de la asociación ha indicado que no cree que se llegue definitivamente a un acuerdo, “nos planteamos hasta qué punto el modelo de gobernanza europeo es capaz de gestionar y evolucionar problemas como éste”.  En este sentido, algunas de las propuestas que se plantearon para el plan de movilidad “resultaban un incremento de los trámites administrativos para la gestión por parte de los transportistas que al final nos repercutiría a nosotros directamente”.

En este contexto, ha indicado que “estamos temerosos del espíritu de bloqueo nacional por parte de los países de la alianza del transporte de la Europa Occidental”, dado que el desarrollo económico europeo en los últimos años “está basado en el intercambio de mercancías y este bloqueo es peligroso para un transporte eficiente”. Además, ha mostrado su preocupación por la escasez de los conductores “que hará cambiar todo y nos obligará a replantearnos en todos los entornos la solución a los problemas”.