21 de mayo de 2019 | Actualizado 21:38

BYD Forklift abre tres nuevos concesionarios en España

La multinacional asiática cuenta ya con catorce filiales de distribución de carretillas eléctricas en la Península Ibérica
Carretilla ATEX de BYD, apta para trabajar en entornos parcialmente explosivos | BYD Forklift

El fabricante de carretillas BYD Forklift ha añadido recientemente tres nuevas filiales a su red de concesionarios en la Península Ibérica: Henley Maquinaria para las islas Canarias; Caro Carretillas para Granada, Málaga y Jaén; y Mainsa Poligrúas para Cantabria. Con estas nuevas incorporaciones, la multinacional asiática cuenta actualmente con una red de catorce concesionarios en España y Portugal, ofreciendo carretillas eléctricas BYD en modalidad de compra o de alquiler, junto con el servicio postventa y de mantenimiento.

Concretamente, Henley Maquinaria fue fundada hace 25 años y está ubicada en Gran Canaria. Se trata de una empresa especialista en la distribución de maquinaria de construcción y obras públicas, así como de manipulación y elevación de mercancía. “La compañía comercializa sus máquinas mediante venta, alquiler, leasing o renting, ofreciendo soluciones para todos los sectores de la industria y la logística”, ha explicado BYD Forklift en un comunicado. Además, Henley Maquinaria ofrece también soporte técnico sobre el terreno y un programa de formación personalizada de operarios.

Por su parte, Caro Carretillas fue fundada en 1976 y distribuirá oficialmente las carretillas eléctricas en Granada, Málaga y Jaén. Junto a los concesionarios de Jumacar y Multilift, esta empresa se encarga de proveer a la comunidad andaluza. Finalmente, Maínsa Poligrúas es especialista en maquinaria de elevación y cuenta también con 25 años de experiencia, en este caso en Cantabria.

BYD introdujo en Europa las carretillas equipadas con baterías de litio hierro fosfato en los últimos años y llegaron a España en 2017. Este tipo de baterías destacan por ser más respetuosas con el medio ambiente que las convencionales y el hierro fosfato permite un coste total de operación más reducido, han explicado desde la compañía. La multinacional asiática ha lanzado al mercado la primera carretilla antiexplosión con batería de litio y la primera carretilla de cinco toneladas cuyos costes de operación son inferiores a los de las máquinas de gas o diésel, ha asegurado el fabricante.