5 de abril de 2020 | Actualizado 17:13

Barcelona se plantea introducir tasas para ordenar la distribución urbana de mercancías

La Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona ha presentado una guía para el desarrollo de políticas y actuaciones en el entorno de la logística urbana
Intervención de Damià Calvet durante la presentación del Libro Blanco de la Distribución Urbana de Mercancías | Territori i Sostenibilitat

Más de 8.000 ciudades en Europa cuentan con restricciones de tráfico a determinadas zonas, medida que afecta especialmente a la distribución urbana de mercancías. Entre ellas, el Libro Blanco de la Distribución Urbana, presentado en una jornada organizada por la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona (ATM), detalla que algunas de estas urbes como Londres, Milán o Estocolmo han optado desde hace años por regular el paso a determinadas zonas a través de peajes e incluso han prohibido el acceso de los vehículos a otras. Barcelona podría unirse dentro de poco a estas grandes ciudades europeas.

“No podemos mandar contra los hábitos, sino que tenemos que gestionar las externalidades negativas”, ha manifestado el consejero de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, Damià Calvet, en la presentación del Libro Blanco de la Distribución Urbana. En este sentido, el director del área de Movilidad y Transporte del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Joan Maria Bigas, ha afirmado que estas externalidades se deben tasar. No obstante, ha puntualizado que “un supermercado que necesita producto cada dos días” tiene que tasarse de manera diferente a, por ejemplo, la práctica de entrega a domicilio de productos frescos. Por ello, ha anunciado la necesidad de estudiar la situación, recopilar información y regularlo: “Tenemos que conocer quién está estacionado en la vía pública, cuántas veces lo hace y en qué horarios”.

“No podemos mandar contra los hábitos, sino que tenemos que gestionar correctamente las externalidades negativas”
Damià Calvet Consejero de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya

Por su parte, el director de Mobilitat del Ayuntamiento de Barcelona, Adrià Gomila, ha añadido que esta hipotética penalización tendría el objetivo “de influir en las decisiones del muy diverso sector privado”, de manera que “quien genere más externalidades tenga un componente de coste más alto”. Además, ha afirmado que “los beneficios de la eficiencia se deben destinar a reducir las externalidades”.

“De los 38 millones de entregas al año que se generan en Catalunya, nueve millones de desplazamientos llegan a casas sin gente”
Muntsa Vilalta Directora general de Comerç de la Generalitat de Catalunya

En la misma línea, la directora general de comercio de la Generalitat de Catalunya, Muntsa Vilalta, ha señalado la ineficiencia de la conocida como ‘logística absurda’: “En Catalunya, se generan 59 millones de compras online al año, que generan 39 millones de entregas. De esta logística, hay nueve millones de desplazamientos que llegan a casas donde no hay gente”. Por este motivo, Vilalta ha defendido que es necesario gestionar esta situación y crear un modelo de ciudad “más competente, sostenible y equilibrado”.

El director general de ATM, Pere Torres, ha coincidido con Vilalta a la hora de afirmar que “estamos pasando de un modelo en el que el cliente se desplazaba desde su casa al centro comercial, a un modelo en el que el producto se desplaza hasta la casa del cliente”. Por este motivo, según Damià Calvet se tiene que afrontar la distribución urbana de mercancías desde todos los sectores y ha resaltado la importancia de las cumbres de la calidad del aire, la segunda de las cuales tuvo lugar el lunes pasado, día 25 de marzo. Por otra parte, también ha hecho referencia a la necesidad de desarrollar el concepto smartcity y propulsar la digitalización de las infraestructuras, así como la “necesaria” transición energética de la flota de vehículos, dando nuevas ayudas a su ambientalización. Actualmente, Barcelona dispone de unos 300 puntos de carga eléctrica gratuitos.

“Pasamos de un modelo en el que el cliente se desplaza hasta el centro comercial a un modelo en que el producto se desplaza hasta su casa”
Pere Torres Director general de ATM

LAS EXPERIENCIAS DE PARÍS Y LONDRES
Para revertir la situación, el director del Center for Innovation in Transport (Cenit) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Sergi Saurí, ha explicado una serie de medidas que se encuentran recogidas en el Libro Blanco y se engloban en los ámbitos de la estrategia logística, como el establecimiento de puntos de recogida; medidas reguladoras, como las limitaciones de acceso en las ciudades; modelos de negocio, como el car sharing; y modelos de transporte, como los vehículos ecológicos. Saurí ha afirmado que “hay muchos sectores implicados con interesos diferentes” y que esto puede provocar que los resultados sean “contraproducentes”.

Durante la presentación del documentado elaborado por Cenit, se han planteado diversas iniciativas para asegurar esta eficiencia de la logística, reducir la ‘logística absurda’ y las externalidades negativas. Entre otros, se ha presentado el proyecto Chapelle Internationale de París, una plataforma logística multimodal con la que se han evitado 44.000 camiones en la capital francesa, según ha explicado el director de Transporte y Logística de Greenflex, David Gau. Respecto a esta iniciativa de París, el director del área de Movilidad y Transporte del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha afirmado que se está estudiando para su implantación en Barcelona. Por su parte, el director general de la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona (ATM) ha anunciado que están en contacto con el organismo Transport for London para transformar la distribución urbana de mercancías “reduciendo la siniestralidad y la contaminación atmosférica” de la capital catalana.