14 de diciembre de 2019 | Actualizado 19:13

El tráfico portuario de Rotterdam crece el 5,1% en el primer trimestre de 2019

El incremento se debe principalmente al buen rendimiento registrado en el segmento de contenedores y en combustibles como el GNL y el petróleo
Puerto de Rotterdam

El puerto de Rotterdam ha canalizado 123,9 millones de toneladas en el primer trimestre de 2019, lo que supone un 5,1% más que en el mismo período del año pasado. “El incremento se debe principalmente al buen rendimiento registrado en los contenedores y carburantes”, ha explicado la autoridad portuaria. En este respecto, los primeros han crecido en teus el 7,3%, con un total de 3,7 millones, y en toneladas, el 5,9%, hasta alcanzar los 38 millones.

“Hemos tenido un comienzo excelente de 2019 con un récord de volúmenes canalizados en el primer trimestre”, ha afirmado el consejero delegado del primer puerto de Europa en movimiento de mercancías, Allard Castelein. “Los datos también confirman que Rotterdam ha reforzado de nuevo su posición como hub de almacenamiento y transporte de contenedores y gas natural licuado (GNL)”. De hecho, los volúmenes de este combustible han aumentado el 143,4% durante el periodo, con 1,7 millones de toneladas, y ha conseguido un volumen récord en febrero de más de 500.000 toneladas. “Esto confirma la importancia de Rotterdam como hub de GNL”, ha afirmado el puerto.

El puerto holandés está consolidando su posición como hub de Gas Natural Licuado (GNL)

Por sectores, los graneles líquidos han aumentado el 4,6% hasta los 58,5 millones de toneladas. En este segmento, además del GNL, el petróleo también ha registrado unos resultados positivos, con un crecimiento del 10,4% y 28,1 millones de toneladas. “Esta diferencia se explica por el aumento en la provisión de petróleo desde los Estados Unidos. Este combustible es relativamente barato y asegura unos márgenes más altos para las refinerías”, ha justificado la autoridad portuaria.

En cuanto a los graneles sólidos, los volúmenes de hierro y productos desguazados han descendido el 17,9% hasta los 5,9 millones de toneladas, como consecuencia de una disminución en la producción de acero del 5% en Alemania, según datos del puerto. En cuanto al carbón, éste ha aumentado el 15,7% hasta los 7,5 millones de toneladas, ya que sus bajos costes han provocado un aumento en la compra y reposición de sus existencias. Sumado al resto de mercancías de esta clase, los graneles sólidos han aumentado el 3,5% con 19,4 millones de toneladas.

El aumento de contenedores se debe al crecimiento pronunciado en los volúmenes entre Asia y Europa

Por su parte, el crecimiento en los contenedores “es una continuación del incremento observado el año pasado y principalmente consecuencia de un crecimiento pronunciado en los volúmenes originados en Asia con destino a Europa”, ha explicado el puerto. “Las navieras que operan en tres grandes alianzas en Rotterdam han visto al puerto como un hub importante en su red, lo que significa una mayor concentración de la carga en Rotterdam”. Esto también ha resultado en un aumento significativo de los feeder del 15,1%, hasta las 7,5 millones de toneladas, ya que este tipo de buques con carga intercontinental transportan contenedores a otros puertos que no disponen de servicios de largo radio.

De hecho, este tipo de servicios está creciendo en el puerto, ya que posibilita a las navieras ofrecer a sus clientes más combinaciones entre los puertos de carga y descarga en Asia y Europa. Los transportes de corta distancia y dentro de Europa, por su parte, han bajado el 7,8% hasta los 6,9 millones de toneladas por la reducción del comercio con Rusia y los menores volúmenes con el Reino Unido en enero y febrero. Además, el puerto ha informado que el desequilibrio entre Asia y Europa ha crecido, suponiendo un “aumento significativo” de los contenedores vacíos y provocando que el crecimiento de teus sea considerablemente superior a su peso.

El desequilibrio entre Asia y Europa ha crecido, provocando un aumento de los contenedores vacíos

Finalmente, el segmento Ro-Ro ha aumentado el 9,2% hasta los 7,9 millones de toneladas. Su tráfico ha aumentado el 10,7% con 6,4 millones de toneladas y los volúmenes se han incrementado particularmente en marzo, con una acumulación de suministros para responder a un posible Brexit duro. “Para todo el año, calculamos que los volúmenes de carga crecerán ligeramente en 2019”, ha aventurado Castelein.