24 de octubre de 2019 | Actualizado 17:33

Rotterdam potencia su tráfico agroalimentario con un hub logístico-portuario

Se estima que las primeras empresas estarán operativas en este nuevo espacio de 60 hectáreas a finales de 2020, según las previsiones del puerto holandés
Representación del Rotterdam Food Hub | Puerto de Rotterdam

La Autoridad Portuaria de Rotterdam ha anunciado la construcción de un nuevo complejo logístico agroalimentario en una parcela de 60 hectáreas. Situado en Calandkanaal, a la entrada de Maasvlakte, Rotterdam busca fortalecer con él su posición como puerto con más tráfico de Europa para el sector de la agricultura, horticultura y piscicultura. Unas 45 hectáreas ya están disponibles para las empresas y actualmente se está negociando la asignación de 35 de ellas. Se estima que las primeras compañías estén operativas a finales de 2020.

Por otra parte, el puerto ha anunciado que esta primavera se han realizado trabajos preparatorios como el estudio de suelo y en junio se iniciará la construcción de una carretera temporal para el conocido como Rotterdam Hub Food. El desarrollo de la zona empezará en julio con los trabajos de construcción para el primer cliente de la nueva instalación.

“Queremos seguir acomodando el crecimiento de nuestros clientes en el sector agroalimentario”, ha explicado el director de Contenedores, Graneles y Logística del puerto, Emile Hoogsteden. “El Rotterdam Food Hub ofrece oportunidades excelentes para ello: no solo tiene las grandes terminales de contenedores de aguas profundas de Maasvlakte al lado, sino que también tendrá acceso a múltiples amarres para buques especialmente equipados para mercancías refrigeradas”.

El próximo mes de julio comenzarán las actuaciones para construir las instalaciones del primer cliente

También estarán disponibles los amarres para buques de aguas interiores y los almacenes se situarán de manera inmediatamente adyacente a los muelles para asegurar que la mercancía se almacena, procesa y transporta rápidamente: “En el sector agroalimentario, trabajamos con bienes perecederos, así que la velocidad es crucial”, ha puntualizado Hoogsteden. 

Los tres productos de este segmento que más importa el puerto holandés son cítricos, plátanos y uvas. En cuanto a las exportaciones, priman las cebollas y patatas, seguidos por carne de cerdo y aves, queso, plantas de exterior y arenques. Estos productos se dirigen principalmente a China, mientras que las importaciones provienen, de forma mayoritaria, de Sudáfrica, Brasil y Costa Rica.