24 de mayo de 2019 | Actualizado 18:39

Fenadismer sitúa a las grandes empresas como las más beneficiadas tras la crisis

La flota de vehículos controlada por las empresas de mayor dimensión han aumentado en detrimento del resto desde el año 2014, según la asociación
Pxhere

El continuo crecimiento de la actividad en el sector del transporte público por carretera en los últimos cinco años, tras la salida de la crisis en 2014, ha favorecido, principalmente, a las sociedades y las grandes empresas de transporte, en detrimento de los transportistas autónomos y las cooperativas de transporte, según la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer). Desde enero de 2014 hasta el mismo periodo de este año, la flota de vehículos de transporte, tanto pesados como ligeros, en manos de los autónomos ha descendido en casi el 24%, y la de las cooperativas en el 18%, ha desglosado la federación de transportistas. Estos resultados “contrastan con el fuerte crecimiento de la flota en poder de las sociedades mercantiles en el 25%”.

En este contexto, el número total de empresas de transporte público de mercancías por carretera que operan en España se ha reducido de forma importante en estos cinco años, desde las 102.448 empresas a 99.097. Las estadísticas facilitadas por Fenadismer indican que las empresas que disponen de una flota superior a los 20 vehículos han crecido el 35%, mientras que las empresas con una flota superior a los 60 vehículos han aumentado el 44%.

Además, la asociación ha observado, en estos cinco años, “un fuerte retroceso en las empresas de menor dimensión, lo que ha supuesto la desaparición de 6.058 autónomos y microempresas, que contrasta con el incremento en 2.707 empresas nuevas más de las de mayor dimensión”. Esta reducción también se traduce en que en enero de 2014 las empresas de menor dimensión copaban el 50,8% del total de la flota y las de mayor dimensión el 49,2%. No obstante, ahora las empresas de menor dimensión representan tan sólo el 41,7%.

Por ello, Fenadismer pretende solicitar al nuevo Gobierno la aprobación de un plan de apoyo a los transportistas autónomos, las microempresas y las entidades de la economía social de transporte. Esta iniciativa tiene como objetivo “impulsar su desarrollo económico y mejorar sus condiciones de contratación”. Asimismo, la asociación continuará insistiendo en que se ponga en marcha de forma efectiva un plan de lucha contra la competencia desleal que llevan a cabo las empresas deslocalizadas en terceros países europeos y “que operan en el mercado español de forma totalmente impune, controlando en la actualidad casi una tercera parte del transporte internacional español”.