21 de julio de 2019 | Actualizado 18:54

ACEX reclama al próximo Gobierno 1.300 millones para la conservación de las carreteras

La inversión real que destinó el Estado en 2018 a la conservación de carreteras se reduce a 760 millones de euros, según la asociación
Entrega del XV Premio Nacional ACEX a la Seguridad en Conservación | ACEX

La Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (ACEX) ha reclamado al próximo Ejecutivo que destine anualmente 1.300 millones de euros a la conservación de carreteras para asegurar el correcto funcionamiento del sistema de transportes. Esta cifra se ha fijado, según han explicado desde ACEX, a partir de lalongitud de la red de carreteras del Estado de 26.400 kilómetros y 14.500 kilómetros de carretera convencional. Asimismo, ha cifrado el coste medio de conservación de un kilómetro de autopista en unos 80.000 euros anuales (IVA incluido), mientras que para la red convencional es de unos 38.000 euros por kilómetro de carretera

La asociación ha recordado que la inversión presupuestaria real del 2018 alcanzó tan solo los 760 millones de euros, “descontando los 200 millones que se dedican al pago del peaje en sombra de las autovías de primera generación en lo relativo a construcción y financiación”. En consecuencia, el déficit de conservación y mantenimiento de carreteras de la red del Estado sería de unos 540 millones de euros.  

Las inversiones en conservación españolas suponen el 50% menos que las de Francia o Reino Unido y el 30% menos que las de Alemania. España utiliza un modelo de conservación “basado en una gestión pública de la explotación de la carretera y ha demostrado ser un modelo fiable, útil y con grandes resultados”, ha indicado presidente de ACEX, Luis Fernández. Para aplicar el modelo en su total dimensión, aboga por “la eficacia, la eficiencia y la economía de la implantación y recuperación de las inversiones en conservación, lo que constituiría una expresión de responsabilidad y de optimización de la gestión pública”. Para ACEX, la inversión prioritaria del ministerio de Fomento debe enfocarse a asegurar la conservación de las carreteras, en lugar de anunciar y construir nuevos tramos en detrimento de mantener los que ya existen.