20 de mayo de 2019 | Actualizado 23:10

El aumento de ingresos por los cánones no logra llevar a Adif a los números verdes

La compañía pública ha dejado de percibir 358 millones de euros por las subvenciones de explotación para la administración de la red convencional
Adif

La cuenta de resultados de Adif en 2018, aprobada por el último consejo de administración de la compañía pública, arroja unas pérdidas de 74,1 millones de euros, cifra que contrasta con los beneficios de 30,9 millones de euros registrados en el ejercicio anterior. A pesar del incremento de los ingresos, derivado de una mayor recaudación por los cánones ferroviarios, este aumento no ha sido suficiente para paliar la caída de subvenciones de explotación para la administración de la red convencional, lo que ha supuesto una reducción de los ingresos de explotación en 358 millones de euros.

La compañía ha recordado que “2018 fue el primer ejercicio anual completo en que Adif aplicó la nueva estructura de cánones ferroviarios prevista en la ley del Sector Ferroviario”. El administrador de la infraestructura ferroviaria ha explicado que “uno de los objetivos que pretende lograr la entidad con el marco tarifario aplicado en el ejercicio 2018 es trasladar a los operadores ferroviarios, como establece la normativa comunitaria, los costes directamente imputables al servicio ferroviario”. Sin embargo, “la cobertura de los costes citados mediante los cánones recaudados se sitúa aún en el entorno del 71%”, según Adif.

Adif mejora su fondo de maniobra tras una aportación estatal de 822 millones de euros en 2018

En todo caso, ha logrado incrementar sus ingresos por cánones el 71%, hasta los 653,9 millones de euros en 2018, cifra que representa la mayor parte del importe total de la cifra de negocios de Adif. Los cánones de utilización de las líneas ferroviarias y de adjudicación de capacidad son los que mayores ingresos han aportado al administrador de infraestructuras ferroviarias.

Por otra parte, en el último ejercicio Adif consiguió una reducción de su endeudamiento financiero, que pasó, en términos nominales, de 438,7 millones de euros en diciembre de 2017 a 399,8 millones de euros en la misma fecha de 2018. Adicionalmente, ha desglosado la compañía pública, incrementó su solvencia con una significativa mejora de su fondo de maniobra, que pasó de 327 a 863 millones de euros debido, básicamente, “al incremento de las aportaciones estatales destinadas a la realización de inversiones y al saneamiento financiero, que aumentaron de 492 a 822 millones de euros”.