15 de octubre de 2019 | Actualizado 18:28
Núria Blasco Directora general de Tepsa

“La lentitud de los trámites administrativos nos impide competir en igualdad de condiciones con Europa”

Núria Blasco, directora general de Tepsa | Tepsa

Perfil

Núria Blasco
Núria Blasco
Núria Blasco es la directora general de Tepsa, una empresa especializada en graneles líquidos con presencia en los puertos de Barcelona, Tarragona, Valencia y Bilbao. Formada en ingeniería industrial, Blasco trabaja desde hace más de 25 años en la compañía. En ella ha desempeñado diversos responsabilidad contribuyendo en casi todos los departamentos de Tepsa hasta llegar a su puesto actual.

Estar al frente de una empresa de graneles líquidos requiere de estrategia a largo plazo: la volatilidad de segmentos como los petrolíferos y los biocarburantes provoca que los resultados anuales sean dispares y que el retorno de las inversiones a corto plazo sea imprevisible. No obstante, la directora general de Tepsa, Núria Blasco, también nos ha reconocido que el rol que desarrolla en la empresa es “un premio” y que muy pocas posiciones dentro de una compañía te permiten diseñar esta estrategia. Conversamos con ella sobre sobre los retos de Tepsa, inversiones y la llegada de ExxonMobil a Valencia.

Cumplió un año en el cargo de directora general de Tepsa en abril. ¿Qué balance puede realizar del tiempo que lleva al mando de la empresa?

La dirección general es el último de los cargos que he asumido en Tepsa y hago un balance absolutamente positivo de este año. Se trata de un reto importantísimo, pero, a la vez, apasionante y motivador. En este cargo hay mucha visibilidad hacia al exterior e implica la gestión de las 153 personas de la compañía, así como su protección desde todas las vertientes. El hecho de protegerlas significa también promover su empleabilidad, formarlas para que sean capaces de adaptarse a las nuevas tecnologías y a los cambios que estamos implementando.

Por lo tanto, implica una actividad estratégica superior a la de sus anteriores ocupaciones.

Sí. Creo que es apasionante y un regalo poder dedicarte a hacer estrategia dentro de una compañía, muy pocas posiciones ofrecen esta oportunidad. Cuando estás en un rol más operativo sueles tener un plazo temporal más corto y un espacio conceptual más pequeño. En la dirección general, el abanico es amplio, así como el espacio temporal. Implica visualizar y pensar en el futuro a diferentes plazos.

¿Qué retos considera que la logística de almacenamiento de graneles líquidos debe afrontar?

Hay retos que compartimos con otros sectores, como la globalización, la automatización, la digitalización o la inteligencia artificial. En cuanto a retos específicos de la industria química y petrolera, se encuentran la seguridad y la salud de los trabajadores, así como la sostenibilidad entendida como respeto al medio ambiente, obviamente, pero también como eficiencia energética. Además, como no puede ser de otra manera, somos un sector fuertemente regulado desde el punto de vista de seguridad y medio ambiente, aunque también desde el punto de vista aduanero y de impuestos especiales.

La zona de Amsterdam-Rotterdam-Amberes es competencia directa nuestra”

¿Cree que esos impuestos especiales restan competitividad a la empresa?

Sí, ya que en todos estos ámbitos competimos con países del Norte de Europa. En este sentido, un reto que nos afecta a nosotros muy intensamente es poder competir en situación de igualdad. Ahora mismo no la tenemos, porque todos los trámites con las administraciones públicas son especialmente lentos y complejos si los comparamos con otros países del Norte de Europa, como la zona de Amsterdam-Rotterdam-Amberes, que es competencia directa nuestra. El reto de agilizar todos estos trámites es global del sector.

¿Y puede compartir algún desafío específico de su empresa?

Somos una actividad logística que estamos enraizada a unos puertos en particular. Tenemos presencia en Barcelona, Tarragona, Valencia y Bilbao, y este es nuestro ámbito geográfico. Determinadas industrias pueden deslocalizarse, pero nosotros no. Por lo tanto, si las empresas del hinterland se van, nuestro reto es sustituirlas captando negocios nuevos.

Estamos enraizados a unos puertos en particular: si las industrias del hinterland se deslocalizan, nuestro reto es captar negocios nuevos”

¿Qué cuota modal representa el ferrocarril en sus operaciones en Barcelona?

Estamos haciendo unos ocho convoyes semanales desde hará un año y medio. Disponemos de dos apartaderos de ferrocarril, uno propio y otro en concesión de la autoridad portuaria con ancho europeo. Actualmente, realizamos tráficos de ancho ibérico hacia la Península, pero tenemos capacidad para hacer tráficos de entrada o de salida hacia Francia. 

Si tienen esa capacidad, ¿la están explotando?

Desgraciadamente todavía no está funcionando, a pesar de disponer del tercer hilo. Ya sea por complicaciones con el tipo de locomotoras o por dificultades técnicas tanto de locomotoras como de conexiones eléctricas, no es fácil hacer transporte de graneles líquidos hacia Francia, ni de entrada ni de salida. Aunque el puerto de Barcelona apuesta por ello, aún cuesta.

Los tráficos con Francia todavía no están funcionando, a pesar de disponer del tercer hilo en Barcelona”

¿Funcionan mejor las conexiones ferroviarias en Tarragona y Bilbao?

En Tarragona disponemos de un apartadero de ferrocarril en concesión, pues es de la autoridad portuaria, pero allí aún no ha llegado el ancho europeo. Al menos a nivel teórico sería mucho más fácil poder hacer conexiones con Europa, porque existe un clúster químico muy importante en Tarragona que ya cuenta con muchísimos tráficos, que se hacen por carretera o por intermodal. En este sentido, ni en un puerto ni en el otro estamos satisfechos con los movimientos que tenemos de ferrocarril, tenemos margen de mejora. En cuanto a Bilbao, también contamos con un apartadero ferroviario propio, que está funcionando en ancho ibérico con dos convoyes y medio semanales hacia el centro de la Península y con capacidad también de crecimiento.

Es decir, Tepsa quiere apostar por el ferrocarril.

Estamos perfectamente preparados para hacer operaciones mediante este modo de transporte y es mucho más eficiente. Muchas veces depende de complicaciones logísticas, no debe de ser fácil encontrar los surcos de Adif o encontrar en el destino instalaciones preparadas para descargar graneles líquidos. En este sentido, es un axioma en logística: cuanto más grande es el lote, más eficiente eres. Es más eficiente transportar en barco que en tren, y es más eficiente en tren que en camión. Así que nosotros encantados de hacer más trenes, pero no se dan las condiciones.

Invertiremos en la ampliación de la terminal de Tarragona, en automatización y en la mejora de la seguridad y sostenibilidad medioambientales”

¿A qué van a destinar las principales partidas inversoras en 2019? 

La cantidad más importante va destinada a la ampliación de la terminal en Tarragona, que doblará su capacidad en tres años. Se trata de un enclave fundamentalmente químico donde existen unas infraestructuras marítimas potentes que nos permiten ser optimistas. Las otras inversiones más importantes son en automatización de procesos e instalaciones para lograr más eficiencia y seguridad en las operaciones. Después hay otro grupo de inversiones que pueden no ser tan cuantiosas, pero que también son muy relevantes. Son las destinadas a mejorar la seguridad y la sostenibilidad medioambiental, es decir, al desarrollo de las instalaciones y de la forma de trabajar en ellas para que sean cada vez más seguras, tanto desde el punto de vista de riesgo industrial como desde el punto de vista de accidentalidad y salud laboral.

¿Qué representa para Tepsa en Valencia la llegada de ExxonMobil?

ExxonMobil es muy importante para Tepsa Valencia y para Tepsa en general. Es un cliente de primer nivel y nos enorgullece ser la terminal escogida por uno de los ‘players’ más importantes del negocio para llevar a cabo una de sus operativas más importantes, que es este hub en el Mediterráneo. En cuanto a volúmenes, un porcentaje importante de la capacidad de Tepsa Valencia está dedicado a los aceites y lubricantes de ExxonMobil y, en cuanto a tráficos, en la segunda mitad del año comportará un incremento muy relevante en el número de operaciones marítimas.

Nos enorgullece ser la terminal escogida para que ExxonMobil cree su hub en el Mediterráneo”

¿Han tenido que habilitar las instalaciones para el desembarco de esta empresa?

Sí, antes he comentado la expansión de negocio en Tarragona, pero también llevamos a cabo otras inversiones, como por ejemplo la construcción de un segundo atraque en Valencia. Actualmente, ya disponemos de un atraque de gabarras y uno de buques comerciales. Ahora hemos aprobado una inversión para construir un segundo atraque para buques comerciales, porque el número de barcos que comporta el contrato de ExxonMobil lo hace necesario, ya que probablemente haya simultaneidad de buques con cargas y descargas.

Hemos aprobado una inversión para construir un segundo atraque para buques comerciales en el puerto de Valencia”

¿Un uso intensivo en el consumo de GNL representa un riesgo o una oportunidad para Tepsa?

Representa una oportunidad porque es un negocio que está por desarrollarse. Pero ahora hay muchas opiniones y nadie tiene claro cómo acabará el sector del bunkering. En 2020 entra en vigor la nueva normativa y el fuel tradicional será reemplazado posiblemente por un mix de combustibles. En este contexto, los puertos que estarán mejor posicionados para hacer bunkering en gas natural son aquellos con plantas gasificadoras, como Barcelona, que dispondrán de una ventaja competitiva. No lo veo tanto como una oportunidad para entrar en estos negocios, porque creo que habrá otros que estarán mejor posicionados, pero dentro de este mix, el granel líquido continuará estando presente con el fuel tradicional, el fuel mejorado y el diésel marino. Es decir, hay también oportunidades, pero se tiene que ver todavía, es pronto.