20 de julio de 2019 | Actualizado 18:54

Adif incluye nuevas cláusulas para evitar prácticas ilicitas en sus concursos públicos

Infringir las nuevas medidas de control puede suponer una penalización de hasta el 10% del precio del contrato por cada incumplimiento
Adif

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha incorporado a sus pliegos de contratación nuevas cláusulas de integridad y lucha contra el fraude. La compañía ya venía anunciando nuevas medidas de control para evitar prácticas contrarias a la libre competencia, tras la reciente resolución de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) sobre los cárteles de electrificación y electromecánicas ferroviarias.

En este contexto, el gestor ferroviario ha reforzado el control incluyendo en sus pliegos nuevas condiciones de ejecución, “a través de las que las empresas que resulten adjudicatarias asuman como obligación que su participación se realizará de forma íntegra, ética y evitando la comisión de cualquier tipo de fraude”, ha señalado la compañía. De esta forma, los licitadores y adjudicatarios deben respetar “los principios de igualdad, libre concurrencia, transparencia e integridad y a abstenerse de comportamientos colusorios o de competencia fraudulenta”. Además, deben comprometerse a aceptar el código ético y de conducta de Adif, así como a comunicar inmediatamente las posibles situaciones de conflicto de intereses de las que tuvieran conocimiento en el proceso.

Por otra parte, Adif ha añadido que las empresas no deberán tratar de influir en la adjudicación del contrato, ni ofrecerán ventajas personales o materiales a trabajadores. Así mismo, observarán las normas y cánones éticos de sus actividades, no llevarán a cabo acciones que pongan en riesgo el interés público y respetarán los acuerdos y normas de confidencialidad.

CONSECUENCIAS EN CASO DE INCUMPLIMIENTO

El posible incumplimiento de estas reglas de conducta puede derivar, en función de ciertos parámetros, a imponer una penalidad de hasta el 10% del precio del contrato por cada incumplimiento, sin que el total pueda superar el 50% del precio del contrato, o resolver el mismo por causa imputable al contratista con los efectos correspondientes, ha explicado Adif.

También se ha incluido una cláusula por la que el adjudicatario estará obligado durante la ejecución del contrato a mantenerse en situación de no incurso en prohibición de contratar. Si el contratista, tras la formalización del contrato, es declarado en prohibición de contratar con Adif o con el sector público estatal, el gestor ferroviario quedará facultado para resolver el contrato.