18 de junio de 2019 | Actualizado 16:25

Grimaldi reclama más controles a la carga para evitar nuevos incendios

Demanda, entre otras cuestiones, que se controlen las baterías de los automóviles, pues "pueden generar cortocircuitos e incendios"
Llegada del buque 'Grande Europa' al Muelle puerto de Palma de Mallorca | Salvamento Marítimo

El Grupo Grimaldi ha hecho un llamamiento para que se introduzcan controles y regulaciones más estrictos sobre las modalidades de transporte marítimo. Tras los accidentes de los buques ‘Grande Europa’ y ‘Grande America’, ambos causados por incendios en los vehículos o contenedores de mercancías peligrosas que transportaban, la naviera ha pedido que se incrementen los controles, «no solo en la carga rodada, sino también en los contenedores».

Concretamente, Grimaldi ha demandado que se realicen controles sobre las baterías de los automóviles, pues “pueden generar cortocircuitos e incendios a bordo de los barcos y en las terminales portuarias”. Además, ha requerido la prohibición total de los efectos personales en los vehículos usados embarcados en Ro-Ro. Respecto a los contenedores, ha expresado su deseo de que la la Organización Marítima Internacional (OMI) haga obligatoria la certificación de llenado correcto de los contenedores que contienen mercancías peligrosas.

Según las primeras investigaciones de la naviera, se produjeron dos fuegos en el ‘Grande Europa’ durante la madrugada del 15 de mayo, que se iniciaron en dos vehículos nuevos y se propagaron a unidades cercanas. El primer incendio comenzó a las 00:45 horas en el puente tres y fue extinguido por la misma tripulación después de 45 minutos. No obstante, a las cuatro de la mañana se localizó un segundo incendio en el puente ocho que se extendió al puente nueve, donde la tripulación intervino junto al equipo contra incendios. “El capitán del barco informó sin demora a las autoridades italianas y españolas de los dos incendios, así como a la sede del Grupo Grimaldi en Nápoles”, ha explicado Grimaldi.

La naviera también ha corroborado que no se han producido daños personales y que se han evitado daños ambientales. El buque fue construido en 1998 con bandera italiana y zarpó el 13 de mayo de Salerno a Valencia con 25 miembros a bordo y una carga compuesta por 1.687 vehículos, la gran mayoría nuevos. Estos incluían automóviles, camionetas y excavadoras, además de 49 contenedores de productos alimentarios. Tras el accidente, el buque fue remolcado por Salvamento Marítimo hasta Palma de Mallorca.