18 de agosto de 2019 | Actualizado 16:33

Cinco puertos mueven cerca del 90% del tráfico de contenedores en España

Las aportaciones de Valencia, Algeciras, Barcelona, Las Palmas y Bilbao son cualitativa y cuantitativamente muy distintas en el tráfico de contenedores
Terminal de APM Terminals en el puerto de Algeciras | APM Terminals

Las compañías marítimas de transporte de contenedores llevan años inmersas en una estrategia de concentración. Cada vez menos navieras cuentan con mayor cuota de mercado. Sin embargo, el negocio del transporte marítimo de contenedores también se está concentrando en los puertos. En España, cinco autoridades portuarias (Valencia, Algeciras, Barcelona, Las Palmas y Bilbao) ya suman el 88,9% del volumen de todo el sistema portuario español en el primer trimestre de 2019. Esta cifra es ligeramente superior a la registrada en 2018, ejercicio en el que representaron el 88,3% del acumulado anual.

La concentración durante los últimos 20 años es, en gran parte, producto de la evolución experimentada por Valencia, Algeciras y Barcelona. La contribución de la Autoridad Portuaria de Valencia ha sido especialmente relevante en este periodo. Representaba poco más del 18% del tráfico total de contenedores en España hace 20 años. En la actualidad, supera ampliamente el 30% de cuota, un crecimiento que la ha permitido en este primer trimestre de 2019 ocupar el cuarto puesto del ranking europeo en movimiento de contenedores. Por su parte, Algeciras y Barcelona han mantenido, con altibajos en estos 20 años, un porcentaje similar.

Sin embargo, un análisis con mayor profundidad sobre el impacto de estas cinco primeras autoridades portuarias por tráfico de contenedores cambia la perspectiva en algunas cuestiones y deja al descubierto las peculiaridades de cada una de estas instalaciones. Por ejemplo, el peso de Algeciras en el cómputo global de contenedores del sistema portuario se debe, de forma mayoritaria, a su tráfico de tránsito o transbordo. De hecho, el enclave andaluz suma el 45% de este segmento de las 28 autoridades portuarias españolas. Aunque también es cierto que ha logrado incrementar su cuota en el movimiento import-export en estos años, desde el 3,3% de 2008 hasta el 9,7% del año pasado.

En el caso de la Autoridad Portuaria de Valencia, ha ganado protagonismo en el transbordo y lo ha perdido en el import-export, especialmente entre 2015 y 2018. A pesar de ello, se mantiene como la primera instalación portuaria en comercio exterior del país, con el 36% del total en 2018. En transbordo, se ha mantenido en los últimos ejercicios con el 30% sobre la cifra de todos los puertos españoles, un porcentaje superior al 22% que representaba en 2008.

Barcelona ha recuperado de forma paulatina cuota de mercado en import-export tras la crisis iniciada en 2008

Por su parte, el puerto de Barcelona ha mantenido sus cuotas en horquillas parecidas en los últimos años, aunque en algunos periodos (2012-2016) ha disminuido de forma considerable su aportación en el movimiento de transbordo de contenedores. Sin embargo, ha recuperado terreno en esa tipología de tráfico a partir de 2017, ejercicio en el que ha doblado su peso sobre el volumen total de los puertos españoles. En el movimiento import-export, el enclave catalán ha ido recuperando cuota de mercado de forma paulatina tras la crisis económica iniciada en 2008 y ha disminuido en cabotaje.

En cuanto a los otros dos puertos que cierran el top 5 en España (Las Palmas y Bilbao), cuentan con algunas características que los alejan de las de Valencia, Algeciras y Barcelona, instalaciones que podríamos catalogar como hubs de contenedores. Debido a su insularidad, Las Palmas destaca por su movimiento de contenedores de cabotaje, es decir, con otros puertos españoles. Sin embargo, con la crisis de 2008, su aportación en el ámbito del tránsito de contenedores ha disminuido. En cambio, Bilbao aporta especialmente en import-export, con un porcentaje aproximado del 10% sobre el total en la última década, pero apenas contribuye al movimiento de cabotaje, como le sucede a Algeciras, y es prácticamente inexistente en el caso del tránsito.