22 de septiembre de 2019 | Actualizado 12:01

El sector ferroviario recela de la entente entre Adif y Renfe en innovación

Diversas fuentes desconfían del acuerdo de las dos empresas públicas en materia de innovación por dejar fuera al resto del sector ferroviario
Brett Sayles (Pexels)

La búsqueda de sinergias entre las empresas públicas Renfe y Adif en materia de innovación, a través de un protocolo suscrito entre ambas, ha encendido la luz de alarma en el ámbito ferroviario. Diversas fuentes del sector consultadas por esta publicación, que han declinado ser citadas, han mostrado una postura homogénea al respecto, aunque con matices. Sus posiciones han partido desde la cautela y la perplejidad, pero todas han expresado desconfianza hacia la entente de las empresas ferroviarias públicas. “Por desgracia, todo indica que vuelven a las conductas habituales de las últimas décadas que tanto daño han hecho al sector”, ha señalado una de esas fuentes.

“Que se busquen alianzas nos parece muy bien para el sector, pero en su conjunto, no solo para dos empresas públicas que por ley deben estar separadas”, según han valorado otras. “Deberían haber contado con más actores del negocio ferroviario y sus empresas” y si no lo han previsto “en la fase de planificación del Plan de Innovación, será difícil que se lo planteen en el de la ejecución”, han añadido.

Algunos actores ferroviarios dudan de que este tipo de iniciativas cumpla con la libre competencia

De hecho, han recordado que la cuota de Renfe en el mercado de carga ferroviaria en España es aún del 60%, pero ello implica que el 40% resta en manos de compañías alternativas al operador público con las que no se ha contado. Además, han mostrado su preocupación por la libre competencia y han dudado de que un plan vedado hasta ahora al sector privado cumpla con la normativa en este ámbito en un mercado que ya está liberalizado en mercancías y lo estará próximamente en pasajeros.

También otras fuentes han lamentado el lanzamiento de este tipo de planes y el escaso interés de los dos actores públicos por la “vida real” del sector ferroviario y de su día a día del negocio. Concretamente, han criticado la dinámica del tráfico ferroviario de mercancías y su escasa cuota, a pesar de que en el caso de Renfe ha registrado un crecimiento del 2% en toneladas y una cierta atonía en toneladas-kilómetro en el primer trimestre de 2019, sin que se hayan previsto medidas de choque más allá de cambios “estéticos” en el organigrama de la compañía.