19 de septiembre de 2019 | Actualizado 18:58

Rotterdam y Amberes responden a la congestión portuaria con digitalización y trabajo nocturno

Los dos principales puertos europeos de contenedores apuestan por la colaboración de toda la cadena logística para superar retos como los picos de actividad
Megaportacontenedor preparado para la estiba y desestima en una terminal de Rotterdam | ECT Rotterdam

El puerto de Rotterdam (Holanda) y el de Amberes (Bélgica), los dos principales de Europa en volumen de mercancías, están estudiando diferentes soluciones para conseguir un tráfico más fluido en sus instalaciones. “Cada vez tenemos picos de carga más extremos y las congestiones tienen un impacto significativo en el coste”, ha explicado el vicepresidente y director de contenedores, graneles y logística del puerto de Rotterdam, Emile Hoogsteden. En este sentido, ambas autoridades portuarias han coincidido en señalar la digitalización de la supply chain como factor clave para lograr este objetivo durante su participación en el Transport Logistic de Munich (Alemania). “La digitalización sirve a un fin: un transporte de bienes fluido en las instalaciones portuarias”, ha explicado el director de Relaciones Internacionales del puerto de Amberes, Luc Arnouts.

El directivo de las instalaciones portuarias holandesas ha advertido de que, para tener éxito, estos proyectos digitales deben diseñarse de manera integral en la totalidad de la supply chain. “Sino no sirve de nada”, ha asegurado Hoogsteden. En el caso concreto de Rotterdam, ha reconocido que, además de la propia autoridad portuaria, las terminales y el corredor Rotterdam-Rin deberían adoptarla. No obstante, también ha puntualizado que “intercambiar información no significa que no se produzcan problemas, pero ayudará a solucionarlos”.

“Cada vez se producen picos más extremos y la congestión tiene un impacto significativo en el coste”
Emile Hoogsteden Director de Contenedores, Graneles y Logística del puerto de Rotterdam

A esto, Luc Amouts ha añadido la importancia de que existan espacios de debate con todos los actores involucrados en el transporte marítimo de mercancías de los puertos para lograr acuerdos comunes. “Si todos cambiásemos de mentalidad, se crearía una oportunidad tremenda para mejorar”, ha explicado. Además, ha recordado que la posibilidad de que todo el mundo pueda disponer de determinados datos crearía un valor muy elevado para el sector, que se concretaría en un abaratamiento de los procesos en la cadena logística.

Tal como han explicado en la sesión de ‘Cambios estructurales y digitalización en el transporte de contenedores de los puertos europeos’ de la feria logística Transport Logistic, este problema es especialmente relevante en el caso de los megaportacontenedores. La influencia de este tipo de embarcaciones en la estructura de los volúmenes de contenedores en los puertos es cada vez mayor, han concluido ambos directivos portuarios.

“Si todos cambiásemos de mentalidad, se crearía una oportunidad tremenda para mejorar”
Luc Arnouts Director de Relaciones Internacionales del puerto de Amberes

Asimismo, también se encuentran posibles soluciones a los picos de carga más allá de la digitalización. Por ejemplo, el puerto de Amberes iniciará a partir de julio un proyecto de logística nocturna. “Por la noche no se utilizan las carreteras y, disponiendo de las infraestructuras, puede ser una iniciativa exitosa si todas las partes se involucran”. Esto incluye tanto a la industria portuaria como a las propias empresas que canalizan sus mercancías a través de ellas, porque sin una respuesta integral y holística una iniciativa de estas características se vería abocada al fracaso, ha explicado el el director de Relaciones Internacionales del puerto de Amberes.

Finalmente, otra manera de suavizar las congestiones pasa por la intermodalidad. Para 2030, el puerto de Amberes, el segundo por volumen de mercancías de Europa, ha expresado el objetivo de doblar su capacidad ferroviaria y continuar invirtiendo para aumentar la capacidad de sus carreteras. A esto se le añaden, a su vez, iniciativas como tiempos asignados para las mercancías más voluminosas (project cargo) o la mejora de los cambios modales. “Habrá un cambio de sistema, pero no podemos llevarlo a cabo solo los puertos”, ha concluido Hoogsteden.