20 de agosto de 2019 | Actualizado 7:49

La FEAT denuncia la incompetencia del Gobierno central para conservar infraestructuras

Para su secretario general, José Luis Aymat, el sector está pagando “la inacción y la falta de diligencia de nuestros políticos”
El secretario general de la FEAT en su despacho

La Federació Empresarial d’Auto Transports de Tarragona (FEAT) ha vuelto a cargar contra la Administración por lo que su secretario general, José Luis Aymat, considera “una incompetencia absoluta” en el mantenimiento de las infraestructuras. Aymat se ha quejado, una vez más, de las restricciones de circulación y la obligatoriedad de rodar por autopista para los transportistas que se ha establecido desde el ministerio de Fomento. Según la FEAT, la responsabilidad de tener unas infraestructuras obsoletas es de la Administración que, “no solo no reconoce que la responsabilidad es suya, sino que culpabiliza al sector del transporte que, además, tiene que pagar la inacción y la falta de diligencia de los políticos”, ha asegurado el secretario general de la federación.

Según Aymat, la falta de infraestructuras en la demarcación es muy evidente, como el caso de la A-27, una vía que dispone de presupuesto desde 2007, pero que aún no ha terminado las obras. “De momento, no han empezado el túnel de Lilla, la clave de esta autovía”, ha remarcado. “No cuento con que esté terminada hasta el 2025, con suerte”, ha añadido. La falta de esta infraestructura provoca que “no exista comunicación de calidad hacia el interior y, por lo tanto, los costes logísticos acaban resultando mucho más caros”, concluye Aymat.

“Nos sentimos abandonados por la Administración: solo piensa en nosotros para cargarnos responsabilidades que no son nuestras”
José Luis Aymat Secretario general de FEAT

CONTRA EL NUEVO ROTT
En referencia al nuevo ROTT, desde FEAT se ha calificado el reglamento de “impresentable”. “No solo lo han hecho tarde, sino que lo han hecho fatal”, ha apuntado Aymat, que ha mostrado su preocupación por lo que refiere a la pérdida de honorabilidad de la nueva normativa. También se queja de las infracciones que pueden suponer el cierre de la empresa: “Puede ser que la actuación de un solo conductor te lleve a cerrar la empresa y esto no podemos permitirlo”. Por eso se ha mostrado satisfecho con el recurso contencioso administrativo que el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) ha presentado contra el nuevo ROTT.

Sobre la falta de conductores profesionales para el sector del transporte, el secretario general de la FEAT ha explicado que es una situación que “no se podrá solucionar hasta que no cambien los precios que se pagan y que, actualmente, son realmente ridículos”. Aymat señala directamente a Aecoc, la asociación española que engloba profesionales de la industria y la distribución (cargadores), como responsable de pagar “precios de tercera para obtener un servicio de primera”. “Nos dicen que nosotros tenemos que cuidar a los conductores y son ellos los que les hacen esperar horas para cargar las mercancías y los tratan como basura”, ha lamentado. En este sentido, Aymat ha querido dejar claro que “nos sentimos abandonados por la Administración y, cuando nos hacen caso, es para ponernos más restricciones, más impuestos o cargarnos culpas que no nos tocan”.