15 de octubre de 2019 | Actualizado 16:44

El Tribunal de la UE falla en contra de la viñeta de Alemania por discriminatoria

El sistema de pago por uso para vehículos extranjeros de menos de 3,5 toneladas debía entrar en vigor el próximo año 2020
Ministerio de Transporte de Alemania

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha sentenciado que la viñeta alemana aplicada a vehículos de menos de 3,5 toneladas es contraria al derecho comunitario. “La desgravación en el impuesto de circulación sobre vehículos a motor para los propietarios de turismos alemanes compensa íntegramente la tasa por uso de las infraestructuras que abonan”, ha señalado. Por ello, la carga económica de esta recae solo sobre los conductores de vehículos matriculados en Estados miembros, lo que constituye una práctica discriminatoria.

Alemania ha cambiado progresivamente desde 2015 de un sistema de financiación mediante impuestos a otro basado en el principio de que ‘el usuario paga’ y ‘quien contamina paga’. Los ingresos procedentes de la tasa están destinados a financiar las infraestructuras viarias y su importe se calcula en función de la cilindrada, el medio de accionamiento del motor y la clase de emisión del vehículo. No obstante, el Gobierno alemán también ha dispuesto que los propietarios de vehículos matriculados en el país disfrutarán de una desgravación en el impuesto de circulación sobre vehículos a motor por un importe equivalente, como mínimo, al de la tasa que hayan abonado.

Esta situación ha sido denunciada por Austria y los Países Bajos, mientras que otros como Dinamarca se han posicionado a favor de Alemania. Tras estudiar el caso, el TJUE ha declarado que la tasa por uso de las infraestructuras, combinada con la desgravación en el impuesto de circulación sobre vehículos a motor para los propietarios de vehículos matriculados en Alemania, “supone una discriminación indirecta por razón de la nacionalidad y una vulneración de los principios de libre circulación de mercaderías y de libre prestación de servicios”.

El TJUE ha declarado que la tasa puede obstaculizar el acceso al mercado alemán de productos procedentes de otros Estados miembros

El Tribunal de Justicia ha dictaminado que el principio de no discriminación no se cumple y que falta demostrar en qué medida la distinción detectada podría estar justificada por consideraciones medioambientales o de otra naturaleza. En cambio, en contra de lo alegado por Austria, ha declarado que los controles aleatorios o la eventual prohibición de proseguir el viaje con el vehículo no revisten carácter discriminatorio.

Por lo que respecta a la libre circulación de mercancías, el tribunal europeo ha declarado que la tasa por uso de las infraestructuras obstaculiza el acceso al mercado alemán de productos procedentes de otros Estados miembros: “Puede aumentar los costes de transporte y, por consiguiente, el precio de esos productos, lo que afecta a su competitividad”, ha justificado. Además, en cuanto a la libre prestación de servicios, ha estimado que “las medidas controvertidas pueden obstaculizar el acceso al mercado alemán de prestadores y de destinatarios de servicios procedentes de un Estado miembro distinto de Alemania”.

“DURO REVÉS” PARA EL GOBIERNO ALEMÁN
La decisión de la justicia comunitaria ha sido calificado de “duro revés” por parte del ministro de Transporte de Alemania, Andreas Scheuer, según declaraciones recogidas por la agencia EFE. “Es decepcionante, pero tenemos que aceptarlo”, porque “la tasa para los vehículos que usen las carreteras federales no podrá entrar en vigor”, ha reconocido Andreas Scheuer. Sin embargo, el Ejecutivo no descarta implantar un sistema de pago por uso, si bien, “tendremos que empezar por considerar las consecuencias para el presupuesto de 2020, puesto que la tasa debía entrar en vigor el 1 de enero y ahora faltará el dinero proveniente lo que hubieran pagado conductores extranjeros”.