18 de julio de 2019 | Actualizado 15:38

Territori pacta con Fomento el desvío de camiones en la N-240 entre Montblanc y Lleida

Se habilitará el desvío en los próximos meses y las correspondientes bonificaciones en la AP2, ha avanzado el consejero de Territori, Damià Calvet
Los vecinos de la zona han realizado varias marchas lentas para reclamar esta medida

El consejero de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, Damià Calvet, ha anunciado un principio de acuerdo con el ministerio de Fomento para optimizar el desvío de vehículos pesados en la N-240 en la demarcación de Lleida. En este sentido, ha apuntado que en los próximos meses se habilitará el desvío en esta carretera en el tramo entre Montblanc y Lleida, y las correspondientes bonificaciones en la AP-2.

Después de que el departamento haya estado trabajando para corregir la medida que ya se aplica en el tramo entre el Pla de Santa Maria y Les Borges Blanques, “con el paso de los meses, hemos observado que era insuficiente, ya que habíamos inducido un incremento de camiones entre Les Borges Blanques y Lleida, y actualmente hay 2.000 camiones de intensidad mediana diaria”, ha explicado Calvet. La habilitación del tramo entre Montblanc y Lleida se hará a lo largo de los próximos meses, porque requiere acuerdos del Govern, de concesionarias y del Servei Català de Trànsit.

Calvet ha remarcado que “no se trata de una medida definitiva” y ha insistido en que “lo esencial es que se continúa trabajando en la mejora de la N-240”. En este sentido, ha recordado varias rotondas pendientes de ejecución a la altura de Juneda, “que facilitarán la seguridad en la nacional y harán de efecto barrera para que el desvío hacia la autopista sea más efectivo”. En el marco de este principio de acuerdo, el tramo de la carretera entre el Pla de Santa Maria y Les Borges Blanques dejará de estar sujeto a esta prohibición de circular para los camiones, así como las bonificaciones correspondientes en la AP-2.

La Generalitat ha impulsado un conjunto de medidas en los corredores N-II/AP-7, N-340/AP-7 y N-240/AP-2, para mejorar la seguridad y la fluidez del tráfico y optimizar y hacer más eficiente la red viaria. En este marco, el 2013, se implantó la restricción de vehículos pesados en la N-II en las comarcas gerundenses y, desde el septiembre pasado, en la N-340 y en la N-240, en las comarcas del Camp de Tarragona, las Terres de l’Ebre y las comarcas de Lleida. Estos desvíos han mejorado las cifras referentes a la accidentalidad, sobre todo en accidentes de carácter grave.