12 de diciembre de 2019 | Actualizado 19:06

Bidegi adjudica las obras de la plataforma del Centro Integral de Transportes en Astigarraga

El Centro Integral de Transporte de la AP-8 se completará con la remodelación del área de Oiartzun, que se prevé licitar en enero del próximo año
Imagen virtual del Centro Integral de Transporte | Bidegi

El consejo de administración de Bidegi (Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras) ha adjudicado la primera de las actuaciones del Centro Integral de Transportes de la AP-8. Se trata de la nueva plataforma en Astigarraga, que contará con una inversión de 6,8 millones de euros y que estará concluida en un plazo de 24 meses. Ubicada en el kilómetro 17 de la autopista en dirección Behobia, contará con un espacio de aparcamiento para 355 camiones, un edificio de servicios y un aparcamiento exterior para 39 vehículos ligeros.

El Centro Integral de Transportes se completará, según han afirmado desde Bidegi, con la remodelación del área de Oiartzun, destinada a los tránsitos en dirección Bilbao, que aportará una capacidad para 190 camiones. Esta comprenderá las actuaciones necesarias para unificar en una sola plataforma las dos superficies de las que dispone en la actualidad. Se prevé que salga a licitación en enero de 2020.

El Centro Integral de Transportes contará con 545 plazas de aparcamiento para vehículos pesados

El área de Astigarraga dispondrá de una superficie pavimentada de 56.000 metros cuadrados. Las obras serán realizadas por la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Altuna y Uria, Urbycolan, Mariezcurrena y Zubieder. Los trabajos comprenden la urbanización de todo el área, con operaciones de nivelación del terreno para la plataforma mediante excavaciones y rellenos. Asimismo, se ejecutará el ramal de acceso de 176 metros de longitud, la rotonda de distribución del tráfico de entrada y salida y un segundo ramal de 300 metros para incorporarse a la AP-8. Está previsto que se reserve una parcela para combustibles sostenibles y más respetuosos con el medio ambiente, como el gas o el hidrógeno.

La concesión del uso y explotación de esta plataforma se establecerá, según señalan desde Bidegi, para el último trimestre de 2019. A la concesionaria le corresponderá la construcción del edificio de servicios y las obras necesarias para el cierre perimetral y el sistema de vigilancia de las instalaciones. La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide ha señalado que el centro dotará a un eje transeuropeo como es la AP-8 de unas instalaciones de alto nivel, con plazas en rotación, que garantizarán la comodidad y seguridad de los transportistas, además de mejorar notablemente la fluidez del tráfico.

Oiarbide ha destacado que permitirá “absorber las acumulaciones de camiones que se producen los fines de semana en diferentes estaciones de servicio de la N-I y la AP-8, agravadas por la prohibición francesa de circular por sus carreteras”. “Esta infraestructura”, ha continuado la diputada, “beneficiará tanto al sector del transporte como al conjunto de la ciudadanía y será el único de Euskadi y el más grande del Estado que contará con un nivel 4 dentro de los estándares europeos en cuanto a servicios y seguridad”.