18 de agosto de 2019 | Actualizado 16:33

Aena mejora la sostenibilidad de Barajas con una planta fotovoltaica

La nueva construcción ocupará un espacio de 22 hectáreas y el plazo previsto de ejecución es de 39 meses
Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas

El gestor aeroportuario Aena ha adjudicado la construcción y puesta en marcha de una planta solar fotovoltaica en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Cymi e Insae. Por un importe de 8,2 millones de euros, la planta ocupará un espacio de 22 hectáreas y el plazo previsto de ejecución es de 39 meses. “Las obras se ejecutarán por fases de forma que no interferirán en la operativa habitual del aeropuerto”, ha asegurado Aena.

Concretamente, esta nueva construcción contará con 7,5 megavatios nominales en autoconsumo total “que proporcionará energía limpia al aeropuerto madrileño y no tendrá excedente de energía a la red de distribución”, ha señalado Aena. De hecho, este último requisito es de obligado cumplimiento para el diseño de la planta.

Su construcción ha sido adjudicada a una UTE formada por las empresas Cymi e Insae

Según ha asegurado el gestor aeroportuario, la planta generará 11,7 gigavatios anuales, el 16% del consumo anual de las terminales uno, dos y tres o el equivalente al consumo medio de 3.082 viviendas al año. “Con la instalación de estas plantas, se evitarán la emisión a la atmósfera de 2.575 toneladas de CO2”, ha explicado. “El objetivo estratégico es reducir el 40% de las emisiones de CO2 en 2025 y alcanzar la neutralidad en carbono para los aeropuertos de Madrid y Barcelona en 2030”.

El proyecto supone el inicio de la puesta en marcha de un plan global de energía renovable aprobado por Aena para alcanzar el 70% del autoabastecimiento energético a partir de energía solar. Su plan fotovoltaico, junto a la inclusión del cambio climático en la gestión de riesgos de la compañía y los planes de acción derivados, le ha permitido obtener la calificación B por parte de la organización Carbon Disclosure Project. Además, también se ha adherido a la iniciativa NetZero2025, según la cual adquiere el compromiso de alcanzar cero emisiones de carbono en sus aeropuertos para 2050. El acuerdo lo han suscrito más de 200 aeropuertos europeos.