12 de noviembre de 2019 | Actualizado 20:26

Los operadores ferroviarios lamentan la rigidez y escasez de material rodante

La situación del transporte ferroviario de mercancías en España produce “un profundo descontento” entre compañías del sector y usuarios
Conterail

La situación del mercado de transporte ferroviario de mercancías en España produce “un profundo descontento” entre las empresas ferroviarias y sus usuarios, según vuelve a constatar el último informe la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por el lado de la oferta, el acceso al material rodante es el que peor valoración recibe, a pesar de que últimamente se ha introducido una cierta competencia, sostiene el estudio. Las empresas critican su rigidez y los problemas de escasez de material, especialmente en cuanto a locomotoras se refiere. “La situación es tal que, a día de hoy, solo Renfe contaría con el material homologado para prestar servicios internacionales de transporte de mercancías”, ha reconocido la CNMC.

En este sentido, se ha buscado una solución a través de Renfe Alquiler de Material Ferroviario, conocida como Rosco, pero los operadores valoran negativamente el resultado “debido al fracaso de la sociedad en la colocación de un material remolcado obsoleto”. No obstante, las 11 empresas participantes en el informe confían en que la aplicación de los reglamentos europeos contribuya a modificar la coyuntura actual.

Por otra parte, otra de las mayores dificultades con las que se encuentran las empresas ferroviarias de transporte de mercancías es su tradicional falta de competitividad frente a la carretera. Esto se debe a factores como un tratamiento regulatorio asimétrico, ante el cual el cual los operadores reclaman más equilibrios entre los modos de transporte “para garantizar el futuro mantenimiento del sector y el máximo aprovechamiento de las ventajas que en términos de movilidad sostenible ofrece”.

Solo Renfe cuenta con el material homologado para servicios internacionales de mercancías

Otro motivo que justifica su falta de competitividad son las deficiencias de la red, como es el caso de su difícil integración con el resto de Europa. Además, dentro del mismo sector, las empresas ferroviarias entrantes lamentan la posición dominante del operador público Renfe, que según la CNMC, “les aboca a operar en nichos de mercado y con ello limita su capacidad de crecimiento”.

En cuanto al acceso a las instalaciones de servicio, los prestados tanto por Adif como por los puertos son valorados con un 2,5 sobre 5, debido principalmente al coste de los servicios, el horario de acceso, las instalaciones, los tiempos de espera y a la deficiente conectividad con las terminales portuarias. “La crítica es muy dura respecto de las instalaciones de Adif, hasta el punto de cuestionar si realmente atiende al propósito de maximizar su uso, dada su condición de gestor de infraestructura”, ha señalado la CNMC. No obstante, la fiabilidad es el aspecto mejor valorado en este apartado.

La crítica de los operadores es muy dura respecto de las instalaciones de Adif, según la CNMC

No solo eso, el papel de la administración es insatisfactorio según las empresas, especialmente en lo relativo a la regulación de acceso al mercado y a los plazos para la concesión de licencias y certificados. No obstante, ningún entrevistado está insatisfecho respecto al acceso a la red ferroviaria. Además, se da una aceptación general de los procedimientos y plazos para la asignación de capacidad y la mayoría también aprecia la gestión del tráfico por parte del gestor de la infraestructura y las franjas horarias concedidas para su explotación.

USUARIOS DEL TRANSPORTE FERROVIARIO
Por su parte, los representantes de los usuarios del transporte ferroviario de mercancías también han destacado su falta de competitividad y demandan una oferta más flexible, tanto en la prestación del servicio de transporte como en los servicios prestados por la red de terminales. “Actualmente, el uso de este medio de transporte solo es concebido por estas empresas como una alternativa viable cuando hay grandes volúmenes”, ha explicado la CNMC. Para solventarlo, se apuesta por reforzar la intermodalidad del modo ferroviario, por mejorar el diseño y la gestión de la red de terminales y por avanzar en un estándar de calidad que es percibido hoy en día como desigual a lo largo de la red.

Mientras la satisfacción en el servicio prestado por las instalaciones de servicio privadas y portuarias se encuentra por encima de la media, aspectos generales como el acceso a mercados internacionales o la competencia entre empresas se valora de manera negativa. Además, los nueve representantes de los usuarios que han participado en el informe han subrayado la importancia de la interconexión entre el modo portuario y ferroviario, así como la conveniencia de reforzar la intermodalidad y superar algunos cuellos de botella en las instalaciones de los puertos. Por otra parte, generalmente suspenden los servicios prestados por empresas ferroviarias debido a las rigideces de la oferta o a la imposibilidad de realizar envíos urgentes. Respecto a los servicios de Adif, los usuarios han mostrado su insatisfacción con la flexibilidad, las dificultades de acceso y los horarios.