18 de agosto de 2019 | Actualizado 16:33

El Aeropuerto de Ciudad Real ultima sus instalaciones para operar de nuevo

La compañía mantiene la apertura de la actividad aeroportuaria para el 12 de septiembre, tras la segunda visita de AESA
Vista aérea del Aeropuerto de Ciudad Real | CRIA

La sociedad Ciudad Real Internatonal Airport (CRIA), propietaria del Aeropuerto de Ciudad Real, ha reconocido “estar subsanando las observaciones realizadas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA)” con el objetivo de reiniciar sus operaciones el 12 de septiembre. El equipo inspector ha realizado una primera visita al aeropuerto en el mes de julio, en el que informaron a la empresa gestora las deficiencias a subsanar. 

Este informe de AESA incluye “observaciones de menor entidad y mejoras de propuestas que no condicionan el proceso de verificación, así como la solicitud de algunas aclaraciones”, han explicado desde CRIA. La gestora de la infraestructura aeroportuaria ha añadido, además, que la mayoría de las recomendaciones afectan a cuestiones técnicas y de procedimiento que hacen referencia a las nuevas normas que rigen la actividad aeronáutica. 

Los inspectores de AESA realizarán una última visita al aeropuerto a inicios de septiembre

El equipo inspector volverá a realizar una visita a las instalaciones aeroportuarias en la primera semana de septiembre para concluir dicha verificación. Por ello, en opinión de los técnicos de CRIA, “todo indica que el 12 de septiembre el aeropuerto volverá a recuperar la actividad”, puesto que además AESA ya les ha comunicado la documentación a entregar para tramitar la autorización de puesta en funcionamiento. La reapertura al tráfico aéreo estaba prevista inicialmente para primavera, el reinicio de las operaciones tuvo que retrasarse debido a “cuestiones de procedimiento”. 

Después de años de polémicas, la sociedad gestora del aeropuerto de Ciudad Real CRIA logró adjudicarse la infraestructura en un concurso de acreedores tras abonar más de 56 millones de euros. Una orden ministerial fue aprobada en enero para convertirlo en un aeródromo AFIS, una designación que permite un notable descenso de costes operativos para poder sacar adelante al aeropuerto.