18 de agosto de 2019 | Actualizado 16:33

Repsol ultima el uso de drones en sus refinerías de Tarragona y A Coruña

El uso de drones, incluidos los subacuáticos, permite realizar inspecciones más rápidas y recurrentes, además de reducir los costes de las paradas técnicas
Complejo industrial de Repsol en Tarragona | Repsol

La empresa energética Repsol ha llevado a cabo recientemente pruebas con drones aéreos en su complejo industrial de Puertollano, en Castilla-La Mancha, con el objetivo de analizar la corrosión de sus tuberías. Tras los resultados obtenidos en esta planta, la empresa ha anunciado que se está preparando para utilizar también esta tecnología de forma habitual en sus refinerías situadas en los complejos de A Coruña y Tarragona. El dron aéreo, que ha sido aportado por la multinacional Honeywell, está equipado con una cámara de alta resolución y sensores térmicos.

“Buscamos conseguir una inspección más rápida y con mayor frecuencia de los racks de tuberías, grandes estructuras en altura cuya revisión implica una parada industrial y la instalación de andamiajes de elevado coste», ha explicado Repsol. Concretamente, el tramo inspeccionado contaba con una longitud de 350 metros y hasta tres niveles. Por su parte, la consultora digital de Repsol Eva Gómez ha señalado que “tenemos algunas restricciones para sobrevolar nuestras refinerías, excepto la de Puertollano, al encontrarse todas en las proximidades de aeropuertos”. No obstante, Repsol ha anunciado que ya está diseñando el modelo de servicio que regulará su uso interno.

PRUEBAS CON DRONES ACUÁTICOS EN TARRAGONA
A su vez, la empresa energética testó el pasado mes de enero el uso de vehículos autónomos submarinos (AUV) en el complejo industrial de Tarragona, junto a la empresa tecnológica Everis ADS. En este sentido, la Program Manager de Everis ADS, Elisabeth Pérez, ha puntualizado que se debería mejorar “la precisión de su posición bajo el agua, sin señal GPS u otros sistemas GNSS, para conseguir mayor proximidad a las infraestructuras y transmitir el tiempo real las imágenes”. 

El ensayo no ha permitido todavía a Repsol tomar decisiones concluyentes: “Vamos a seguir trabajando esta idea, porque le vemos potencial para el mantenimiento preventivo de las estructuras subacuáticas, el control del movimiento del fondo marino o la detección temprana y cuantificación de fugas”, ha explicado Pérez. Se trata de la primera prueba que realiza Repsol en Tarragona, en el marco de un programa para el desarrollo de drones en la industria energética. Asimismo, la empresa ha asegurado que actualmente está “analizando y explorando alternativas tecnológicas con drones” antes de dar el próximo paso.

los drones subacuáticos que prueba Repsol en Tarragona aún deben evolucionar su desarrollo

Concretamente, se utilizó un AUV ligero que permitió al dron recorrer varios kilómetros de forma autónoma, alcanzando hasta los 100 metros de profundidad. Éste estaba equipado con cámaras de vídeo y un sonar, con la finalidad de complementar las tareas que realizan los buzos en el puerto. “El objetivo era analizar su rendimiento en las inspecciones visuales del pantalán del puerto y la sealine, la línea de tuberías de dos kilómetros de longitud que conecta la refinería con los barcos”, ha señalado Repsol.

“La inspección de equipos en zonas de difícil acceso, el apoyo a operaciones en remoto, las tareas de vigilancia y seguridad y los trabajos de levantamiento cartográfico son las funciones en las que esta tecnología puede tener mayor valor para nosotros”, ha asegurado Gómez. La empresa ha explicado que uno de los mayores desafíos que afronta en la actualidad es la aplicación de la inteligencia artificial (IA) y el tratamiento de los datos con herramientas que permitan su análisis de manera automática, fiable y rápida.