18 de septiembre de 2019 | Actualizado 18:57

La carga aérea mundial sigue su senda de decrecimiento

En julio, se ha registrado una contracción del 3,2% y las previsiones descartan que se vaya a producir un repunte próximamente, según IATA
Hong Kong International Airport

Los últimos datos sobre la evolución de la carga aérea mundial siguen la senda de decrecimiento de los nueve meses predecesores. En el mes de julio se ha contabilizado una contracción del 3,2%, en comparación con el mismo mes de 2018 y los volúmenes de comercio globales han bajado el 1,4%, debido en gran parte a las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, cuyo comercio ha caído el 14% interanual. No obstante, la capacidad de carga aérea ha aumentado el 2,6% en el séptimo mes del año, siendo el noveno mes en que ésta supera a la demanda.

Según el Purchasing Managers Index, es la primera vez desde febrero de 2009 que todas las naciones comerciales principales han registrado una caída en sus pedidos y las previsiones no indican que vaya a haber un repunte cercano. “Las tensiones comerciales están pesando mucho en la totalidad de la industria de carga aérea”, ha asegurado el director general y consejero delegado de IATA, Alexandre de Juniac. “La subida de los aranceles está no solo está afectando a las cadenas de suministro transpacíficas, sino también a las líneas comerciales de todo el mundo”.

Alexandre“La subida de aranceles está afectando a las cadenas de suministro transpacíficas y a las líneas comerciales mundiales”
Alexandre de Juniac Director general y consejero delegado de IATA

En este sentido, Juniac ha puntualizado que “mientras que las tensiones actuales pueden apuntar a ganancias políticas en el corto plazo, pueden llevar a cambios negativos en el largo plazo para los consumidores y la economía global”. Por eso, ha vuelto a reiterar que “el comercio genera prosperidad” y ha recordado que “es crítico que los Estados Unidos y China trabajen rápido para resolver sus diferencias”.

RESULTADOS POR REGIONES
Las aerolíneas de la región de Asia-Pacífico y Oriente Medio han sido las que han sufrido las caídas más pronunciadas. Concretamente, Oriente Medio ha visto decrecer sus volúmenes de carga el 5,5% interanual, mientras que su capacidad ha aumentado el 0,2%. Por su parte, en Asia-Pacífico, la carga aérea se ha contraído el 4,9%. Al ser la responsable de más del 35% del total de carga aérea, esta región ha sido la que más ha contribuido a la bajada de los resultados globales. En cambio, su capacidad se ha incrementado el 2,5%.

Por otro lado, la demanda en América del Norte ha disminuido el 2,1% y la capacidad de carga ha aumentado el 1,6%. No obstante, la demanda de carga aérea entre Asia y América del Norte ha descendido casi el 5% en el periodo. De manera similar, la disminución de la demanda en Europa ha sido del 2%, debido como es habitual en los últimos meses a las condiciones más débiles para los exportadores en Alemania, el miedo a una recesión y la incertidumbre respecto al Brexit. Por su parte, la capacidad de carga ha crecido el 4,2%.

África registra los mejores resultados por sexto mes consecutivo, con un aumento de la demanda del 10,9%

Finalmente, las aerolíneas de América Latina y África han registrado resultados positivos. La región latinoamericana ha experimentado un incremento de la demanda de carga aérea del 3%, y del 2,7% en la capacidad, debido a la recuperación de la economía brasileña. “Sin embargo, continúa la preocupación respecto a las perspectivas de algunos países clave de América Latina, incluyendo Argentina”, ha advertido IATA.

En cuanto a África, sus aerolíneas han sido los que más han visto crecer la demanda de carga en el mes de julio, el 10,9%. Estos resultados están en línea con la tendencia de la región desde mediados de 2018 y posicionan al continente como el que registra mejores resultados por sexto mes consecutivo. Además, la capacidad ha crecido el 17%. Estos positivos resultados se deben, según ha informado IATA, a “los fuertes vínculos comerciales y de inversión con Asia”.