18 de septiembre de 2019 | Actualizado 18:57

Se cumple un año sin respuestas al cierre de la única Aduana entre España y Marruecos

Los agentes y representantes aduaneros denuncian la falta de contundencia del Gobierno español para poner solución al cierre de la Aduana en Melilla
Paso fronterizo entre Melilla y Marruecos | EFE

La única Aduana terrestre entre España y Marruecos, situada en Melilla, cumple un año cerrada, tras la decisión unilateral del país magrebí. La ciudad autónoma española ha vuelto a recordar la situación para exigir respuestas de nuevo. Durante todo el año transcurrido, han denunciado la situación, pero sus reclamaciones no han sido atendidas. El descenso en la actividad comercial y asfixia a la que se ven sometidos todos los agentes del sector pone de nuevo la voz de alarma por la falta de contundencia del Gobierno español a la hora de encontrar una solución al problema.

En estos días, las protestas las ha elevado el Consejo General de los Colegios de Agentes y Comisionistas de Aduanas de España, a través de mensajes en sus redes sociales. “Esta situación insostenible lleva a la ruina al sector aduanero”. Por ello, “Reclamamos a la administración una solución a este grave problema”. Por su parte, el Colegio Oficial de Aduanas y Representantes Aduaneros de Melilla también ha recordado, ante la falta de previsión de apertura de la frontera, la situación a la que se enfrenta el sector y que “España no esté haciendo nada por resolverlo, porque estamos ante una situación crítica de nuestro sector”, ha lamentado su presidente, Antonio Mena.

Estas quejas por actitud del Ejecutivo español es la principal demanda del colectivo en Melilla. “Lo peor es la pasividad de España”. Reconocen que Marruecos es un país soberano, que puede ejercer ese control y tomar ese tipo de decisiones arbitrarias, pero “España juega un papel importante, porque prestamos mucha ayuda a Marruecos”. Por ejemplo, han citado que “una gran parte de su sanidad la estamos absorbiendo nosotros y eso va en detrimento de nuestros ciudadanos, pero Marruecos no reconoce a Melilla”. Mientras tanto, han denunciado, “España, en lugar de ejercer más fuerza, da la callada por respuesta”.  

El Colegio de Agentes de Aduanas de Melilla recuerda que el cierre aduanero está destruyendo empleo

El Colegio Oficial de Aduanas y Representantes Aduaneros de Melilla ha cifrado en el 70% la disminución del tráfico para el sector, con “terribles consecuencias” para el tejido empresarial y la economía de la ciudad. “Lo último que hicimos fue mantener una entrevista con la directora general de Aduanas, pero tampoco nos dieron respuesta, nos dijeron que Marruecos es un país soberano y que no pueden hacer nada”. 

La situación es de “caos”. Las estructuras de muchas empresas se han tenido que adecuar a la situación, produciéndose una gran cantidad de despidos en el gremio después de más de un año sin actividad aduanera. “Afecta a toda la comunidad, transportistas, consignatarios… No se trata solo de las tiendas y el comercio de Melilla”, ha lamentado Mena.

La cuestión se remonta a julio del año pasado cuando la Administración de Aduanas de Marruecos distribuyó a los operadores comerciales y colocó en su sede de Beni Enzar una circular que dejaba claro que “solo las mercancías comerciales que desembarquen en dicho puerto [Beni Enzar] serán objeto de despacho de aduanas a la importación”. En consecuencia, ya no se podría importar por tierra desde Melilla a través de una Aduana por la que habían sido exportadas, en 2017, mercancías por valor de 47 millones de euros. Su apertura quedaba recogida en el tratado hispano-marroquí de Fez, en 1866, y ratificada poco después de la independencia de Marruecos, en 1956. Desde el cierre unilateral de julio del 2018, las quejas y reclamaciones se han sucedido. Los empresarios de Melilla han reclamado ayuda por carta al Gobierno español porque se trata “de una cuestión de Estado y de la Unión Europea”.

El representante aduanero Andrés Cabrero plantea que Melilla forme parte del Territorio Aduanero Comunitario

El puerto de Melilla también ha demandado una solución durante estos largos doce meses de espera. A comienzos de este año se instaba oficialmente al Ejecutivo central a realizar “una actuación más intensa” para hacer posible la reapertura de la Aduana comercial con Marruecos.

El tesorero del Colegio Oficial de Agentes de Aduanas y Representantes Aduaneros de Melilla, Andrés Cabrero, ha explicado cómo no solo “no se puede exportar legalmente con el cierre de la aduana comercial”, sino que además Marruecos “también ha cerrado el denominado comercio atípico”. Cabrero ha recordado que “España y Marruecos son países amigos y si es así, no se puede permitir que no se admita ninguna variante comercial, porque esta situación nos está llevando a la asfixia”. 

“Reclamamos contundencia a Madrid, porque España debería de decir, muy bien, colaboro con esto u esto otro, pero no asfixies a la ciudad cerrando también el comercio legal”, ha manifestado Cabrero. El tesorero del Colegio de Agentes Aduanas de Melilla aporta aporta una solución a este problema: que la ciudad autónoma forme parte del Territorio Aduanero Comunitario (TAC), como hizo en su día Canarias, para que la frontera pase de ser de hispano-marroquí a euro-marroquí. “Así estaríamos en igualdad de condiciones y no tendríamos que soportar arbitrariedades de un país vecino”, ha afirmado.