18 de septiembre de 2019 | Actualizado 18:57

Los fabricantes de cemento eligen a Víctor García como presidente de su agrupación

El director del grupo Cementos Portland Valderrivas releva en la presidencia de Oficemen a Jesús Ortiz, consejero delegado de HeidelbergCement en España
El nuevo presidente de Oficemen, Victor García Brosa | Oficemen

La junta directiva celebrada por la agrupación de fabricantes de cemento en España, Oficemen, ha elegido como nuevo presidente a Víctor García Brosa, director general adjunto al consejero delegado del grupo Cementos Portland Valderrivas. García Brosa releva en el puesto a Jesús Ortiz Used, consejero delegado de HeidelbergCement en España.

García Brosa, de 48 años de edad, es ingeniero Químico por la Universidad Nacional de Mar del Plata y MBA por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). El nuevo presidente de Oficemen inició su carrera profesional en Basf y Hoechst en Alemania, desde donde pasó a Exxon Mobil en Argentina. Está vinculado al sector cementero desde 2005, año en el que se incorporó al grupo Cementos Portland Valderrivas para crear el área de Planificación Estratégica. Desde su nueva responsabilidad como presidente de Oficemen, Víctor García liderará las iniciativas de la industria cementera española encaminadas a afrontar la situación actual del sector, marcada por una fuerte caída del consumo doméstico, el 80% desde 2007, junto a la pérdida de competitividad en el mercado internacional motivada por los elevados costes energéticos de producción que soporta la industria en España, ha señalado la asociación.

El sector del cemento se encuentra marcado por una fuerte caída del consumo doméstico del 80% desde 2007

La energía eléctrica consumida en las fábricas españolas “es entre el 20% y 30% más cara que en Francia o Alemania”, ha destacado el nuevo presidente de Oficemen, “a lo que se suma la incertidumbre sobre el servicio de interrumpibilidad y los nuevos peajes eléctricos lo que puede generar aún más diferencial con los precios eléctricos europeos”. En lo que respecta a las exigencias europeas sobre emisiones de CO2, Víctor García ha señalado que “nuestra industria no lo percibe como un coste adicional, sino como un reto en la mejora de la conciliación con el medio ambiente”. Por otro lado, ha explicado que el aprovechamiento eléctrico de los residuos no reciclables es una necesidad urgente para España, “que ya no puede seguir usando de manera mayoritaria los vertederos”. Estos desafíos se ven reflejados en la pérdida de competitividad exterior y en la caída de las exportaciones, según Víctor García, que concluye que “de mantenerse sin cambios este contexto, observamos con preocupación e incertidumbre el futuro de la industria cementera en nuestro país”.