14 de octubre de 2019 | Actualizado 7:08
Furgoneta de reparto de DHL en San Francisco en la década de los 60 | DHL

Cómo erigir un gigante logístico global durante 50 años

La empresa de paquetería integrada DHL cumple medio siglo desde sus primeros envíos de documentos por vía aérea y 40 años desde su llegada a España

El apellido de los tres fundadores de DHL, que dan nombre a la compañía (Dalsey, Hillblom y Lynn), no han pervivido en el imaginario colectivo, pero ¿quién no ve esas tres letras y las identifica rápidamente en color rojo con un fondo amarillo? Más allá de la construcción de una marca global reconocida, la compañía también está ya en la historia del transporte por diversos hitos, entre ellos, ser el primer operador internacional en realizar envíos aéreos express puerta a puerta. No obstante, la expedición de mercancías se iniciaría más adelante, ya que el motivo original de su fundación fue transportar documentación aduanera marítima por vía aérea. El 25 de septiembre de 1969 DHL inició su actividad con el transporte de documentos por avión de San Francisco a Honolulu (Hawai). Medio siglo después, la empresa de paquetería integrada se ha consolidado como uno de los principales operadores logísticos del mundo.

En estos tiempos disruptivos, 50 años pueden parecer mucho tiempo si se compara con el crecimiento de algunas compañías ligadas al ámbito tecnológico durante los últimos años. El mérito no ha sido lo que ha logrado DHL en 50 años, sino cómo ha pervivido, es decir, cómo ha conseguido trazar una trayectoria de crecimiento adaptándose a tiempos históricos distintos. Solo un año tras su inauguración, gestionaba envíos para 40 clientes y comenzó a expandir sus operaciones por nuevos territorios. De hecho, entre 1969 y 1979 la compañía empezó a operar cada dos meses en un nuevo país y cada ocho días en una nueva ciudad. A su vez, en 1972 se fundó DHL Internacional con la apertura de una oficina en Hong Kong, seguida al año siguiente por su establecimiento en Japón, Singapur y Sydney. Poco después, para finales de década, DHL también se abrió a Oriente Medio, América Latina y África.

DHL empezó a operar entre 1969 y 1979 cada dos meses en un nuevo país y cada ocho días en una nueva ciudad

Uno de los hitos más importantes para la compañía se produjo en los 80, cuando realizó la transición del envío exclusivamente de documentos a introducir servicios de pequeña paquetería. “Reaccionamos a la invención del fax transformándonos de un servicio de correo exprés al envío de paquetes”, han recordado desde el operador multinacional. Además, como respuesta a la congestión de los aeropuertos, DHL construyó su primera flota de aviones, desarrollando redes a gran escala en Estados Unidos y Europa. En América del Norte, también inició un programa nocturno doméstico entre dos de sus hubs, Cincinnati (Ohio) y Salt Lake City (Utah); mientras que en Europa inauguró el hub de Bruselas, introduciéndose así el primer sistema de clasificación automatizado de la región.

La logística fue evolucionando y con ello emergieron tendencias que a día de hoy se siguen consolidando, como priorizar la rapidez en los envíos. En este sentido, adelantándose a su época, DHL desarrolló los primeros centros logísticos express en la década de 1990 para gestionar los envíos al día siguiente a nivel global e introdujo el Import Express para transportar paquetes desde cualquier sitio a cualquier sitio. Fue también a finales de década cuando la alemana Deutsche Post empezó a interesarse por la compañía y adquirió algunas acciones. Pasarían menos de diez años cuando, en 2003, la empresa pública de correos alemana completaría la compra de DHL con la integración total de la multinacional. Para entonces, DHL Worldwide Express contaba con más de 71.000 empleados a nivel global y su red internacional cubría unos 220 países y territorios.

La empresa pública alemana Deutsche Post inició su desembarco en DHL a finales de 1990

Por otra parte, el nuevo milenio estuvo marcado también por la digitalización de sus servicios. Aunque en 1998 la multinacional ya había desarrollado DHL Connect, un programa de envío para sus clientes estadounidenses, fue especialmente en el siglo XXI cuando la empresa se centró más extensivamente en este tipo de tecnologías. A ello se le sumaría, especialmente en los últimos diez años, su empeño actual por desarrollar un modelo de envío de paquetes más sostenible.

Servicios como StreetScooter, un vehículo que no genera emisiones de CO2; o Parcelcopter, un dron que ya ha comenzado a realizar pequeños envíos en China, evidencian la apuesta por la transformación de DHL y dejan entrever la importancia de la innovación para mantener su posición en el mercado. El operador gestiona en la actualidad 221 millones de envíos anuales de importación y exportación para sus 2,5 millones de clientes.

¿SABÍAS QUÉ?

LA LLEGADA DE DHL A ESPAÑA
Además del medio siglo de su creación, este 2019 también se cumplen 40 años desde que DHL se estableció en España, en 1979. Bajo el nombre de DHL Internacional, desembarcó con una sede en Madrid y otra en Barcelona. Al principio, el operador disponía de unos 200 empleados y casi todos los envíos eran documentos que se distribuían en moto. Pasarían algunos años hasta que, en 1992, DHL incorporó a su negocio la actividad de aduanas, creando su propio departamento especializado. “Ese mismo año, justo antes de la celebración de los Juegos Olímpicos, se abrió la primera nave en Barcelona para operar más de 50 furgonetas de reparto”, han rememorado desde DHL Express Spain.

La primera nave de DHL en España se abrió en Barcelona con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992

Además, fue precisamente a mediados de los 90 cuando se produjeron cambios relevantes en la compañía: los camiones empezaron a operar con contenedores; crecieron los volúmenes, motivo por el que se adquirió también una nave en Madrid; y se estableció el hub de Vitoria, infraestructura clave de la compañía hoy día en España. Asimismo, en línea con los avances digitales de la empresa a nivel internacional, también se introdujeron mejoras tecnológicas como el cambio del teletipo al fax y un primitivo modelo de email.

Avión de DHL en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, siglo XX / DHL

Poco después, con la entrada del nuevo milenio, la plantilla ascendió hasta los 1.200 empleados, con una facturación de 135,2 millones de euros y una cuota de mercado del 49,7%, según datos de la empresa. También se crearon, entre otros, los servicios Start Day Express y Mid Day Express, con los que se garantizaba la entrega al día siguiente antes de las nueve y las doce de la mañana, respectivamente. No obstante, si por algo se recuerda esta etapa es por su fusión con las empresas Transportes Gipuzcoana y Danzas en 2003, con el objetivo de “ampliar la presencia nacional y evitar la subcontratación en las provincias”.

Desde ese momento hasta la actualidad se ha producido una notable expansión de los vuelos de la compañía a diversos destinos internacionales. Actualmente, DHL Express Spain dispone de una flota de 13 aviones y 900 vehículos, 1.200 puntos de venta y 42 instalaciones, contando en su grupo con cinco divisiones: DHL Express, Parcel, Freight, Global Forwarding y Supply Chain. En este sentido, uno de los factores que más han propiciado su expansión ha sido el crecimiento del e-commerce, que ha ayudado a consolidar al operador logístico en España y en gran parte del mundo.