14 de octubre de 2019 | Actualizado 7:08
KLM

La aerolínea en activo más antigua del mundo

KLM celebra su centenario con la mirada puesta en un futuro que le exige, como a todas las aerolíneas, afrontar el desafío de la emergencia climática

La aerolínea holandesa KLM celebra este año el centenario de su nacimiento. La efemérides la convierte en la compañía aérea más antigua del mundo que continúa operando bajo su nombre original. Todo empezó el día 7 de octubre de 1919, cuando se fundaba KLM (Koninklijke Luchtvaart Maatschappij), usualmente llamada Royal Dutch Airlines (Compañía Real de Aviación), la principal aerolínea de los Países Bajos. Filial de la empresa Air France-KLM desde finales de 2003, está establecida en el aeropuerto de Schiphol, cerca de Amsterdam. Los fundadores de esta aerolínea fueron un grupo de inversores que confiaron a Albert Plesman la supervisión diaria del negocio, cosa que hizo durante más de tres décadas, como director de la compañía. Cuando falleció de manera inesperada el último día del año 1953, dejó atrás una empresa con más de 13.000 empleados, cifra que contrasta con la plantilla de sus inicios: Plesman y tres personas más.

Albert Plesman fue el director de KLM desde sus inicios, en 1919, hasta 1953 / KLM

El primer vuelo de KLM despegó del aeropuerto de Londres el 17 de mayo de 1920. El piloto británico Jerry Shaw levantaba el De Havilland DH-16 G-EALU con destino a Schiphol. A bordo solo iban dos periodistas, una carta del alcalde de Londres a su homólogo en Amsterdam y una pila de periódicos. Es decir, mensajería, paquetería y dos espectadores que pudieran narrar el hito. Sin embargo, aquel vuelo estuvo lleno de anécdotas. La aerolínea tuvo que suministrar a los dos periodistas chaquetas de cuero, cascos, guantes y una bolsa de agua caliente para cada uno para soportar las bajas temperaturas del trayecto (en aquel entonces la cabina de la aeronave iba descubierta).

El primer vuelo de la aerolínea holandesa despegó de Londres el 17 de mayo de 1920 / KLM
Cuando KLM comenzó a transportar pasajeros, utilizaba bombarderos modificados de la Primera Guerra Mundial

No sería hasta un año más tarde, el 4 de abril de 1921, cuando la aerolínea holandesa empezaba a operar con sus propios pilotos y aviones, el F.II y F.III. La adquisición de estos aviones marcó el inicio de la colaboración entre KLM y el fabricante aeronáutico Fokker, un acuerdo que duraría hasta 2017, cuando el último Fokker 70 abandonaba la flota. En este punto, es de recibo destacar una curiosidad: cuando KLM comenzó a transportar pasajeros, utilizaba bombarderos de la Primera Guerra Mundial que habían sido ligeramente modificados para acomodar su carga humana. El De Havilland DH-9B tenía una cabina abierta y ejemplificaba todo lo que representaba la aviación civil en esos días: gran aventura y mínimo confort, con pasajeros que trepaban al avión con pesadas chaquetas de cuero, gorros forrados de lana y gafas de piloto. En 1921, llegaba el Fokker F.II, el primer avión de pasajeros de KLM.

El Fokker F.II fue el primer avión de pasajeros de la compañía / KLM

El primer vuelo intercontinental de la aerolínea conectó las ciudades de Amsterdam y Batavia (actual Yakarta, Indonesia) con un Fokker F-VIII el 1 de octubre de 1924. En ese momento, llegar a la colonia era uno de los principales objetivos de KLM. Esta ruta fue, hasta la Segunda Guerra Mundial, el mayor enlace aéreo regular del mundo. Una década más tarde, KLM lanzaba su primer vuelo transatlántico entre la capital holandesa y Curaçao (Antillas Holandesas), que se realizó con el Fokker F-XVIIILa cabina de pasajeros tuvo que ser despojada para dejar espacio para tanques de combustible adicionales, de lo contrario, un vuelo tan largo habría sido imposible. La tripulación tardaba 7 días, 9 horas y 20 minutos en llegar a su destino final. Doce años después, el 21 de mayo de 1946, se inauguraba la conexión entre Amsterdam y Nueva York, operada con el avión Douglas DC-4 Rotterdam. KLM se convertía así en la primera aerolínea que conectaba Europa continental con América y el servicio sería el inicio de la red de KLM en el Oeste. 

KLM se convertía en la primera aerolínea que conectaba Europa continental con América en mayo de 1946

En los años 70, la aerolínea holandesa modernizó su flota de aviones con la incorporación, en 1971, de su primer Boeing 747-306B a la flota, al que le siguió, cuatro años después, el Boeing 747-306B Combi, el único avión que transportaba pasajeros y carga. Treinta años más tarde, en agosto de 2005,  Airbus suministró a KLM el A330-200. El último gran hito histórico vivido por KLM tuvo lugar el 5 de mayo de 2004, cuando la compañía se fusionó con Air France para conformar uno de los grandes gigantes de transporte aéreo europeos. 

En los años 70, la compañía modernizó su flota con su primer Boeing 747 / KLM

POR UN FUTURO SOSTENIBLE
Otra fecha destacada de la compañía aérea holandesa es la del 30 de junio de 2011, cuando tuvo lugar el primer vuelo con biofuel a París. Cuatro años antes, junto con otros socios, KLM empezó a buscar alternativas para el combustible fósil. Se investigaron varias alternativas, incluido el biocombustible de algas, camelina, aceite de jathropa y, finalmente, grasa para freír. Este año 2019, aprovechando la celebración de su centenario, la aerolínea ha anunciado su intención de unir fuerzas para el futuro de la aviación. En una carta abierta y con el lema ‘Fly Responsibly’, KLM ha invitado a toda la industria aeronáutica a combinar sus esfuerzos para un futuro más sostenible. Por eso ha ofrecido a todas las compañías, gratuitamente y sin derechos de marca, su programa de compensación de carbono CO2ZERO. Con trece B787-9 Dreamliners en operación, KLM incorporó el primer B787-10 en su flota a finales de junio de este año. La compañía tiene previsto contar con un total de 28 Dreamliners en su flota. La renovación de la flota se ha convertido para la aerolínea en una de sus principales políticas para alcanzar los objetivos de sostenibilidad y emisiones. Nadie duda de que los próximos cien años de la compañía, como de su sector en general, va a estar marcado por el reto medioambiental.


EL MENÚ DE LOS VUELOS DE KLM
En el año 1965, el departamento responsable de alimentos y bebidas a bordo de los vuelos de KLM llevaba por título “Servicio Civil y Catering para Avivamiento de Aviones” y tenía un único objetivo, “servir en una bandeja limpia una comida apropiada para la hora del día y las preferencias personales del pasajero”. Los pasajeros podían indicar sus preferencias de comida cuando realizaban su reserva y luego se pasaban a cocina. Los chefs, que en la década de 1950 habían preparado comidas completas a bordo del avión, habían desaparecido en 1965, pero la comida todavía se cocinaba en KLM. Algunos de los cocineros que trabajaban en estos vuelos habían ganado premios internacionales por su arte culinario. De hecho, el servicio de catering de la aerolínea también suministraba comida para otras 20 compañías. En aquella época, la vajilla aún no era desechable (no se introdujo hasta 1969), pero las instalaciones de lavado estaban mecanizadas. Sin embargo, hasta ese momento, se lavaba todo a mano.