14 de octubre de 2019 | Actualizado 7:08

Adif restablece la circulación entre Zaragoza y Sagunto tras las obras de modernización

Las actuaciones en diferentes puntos de esta línea persiguen asegurar su competitividad como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo
Adif

La línea ferroviaria entre Zaragoza, Teruel y Sagunto (Valencia) se ha restablecido de forma completa este fin de semana. Concretamente, según ha explicado Adif, se ha reanudado totalmente “la circulación ferroviaria en toda la línea una vez finalizadas las obras de modernización de la infraestructura que se han llevado a cabo desde el pasado 9 de julio”. De este modo, han recordado desde el gestor ferroviario, se ha cumplido con el plazo previsto para reiniciar el servicio entre Zaragoza y Teruel, tras el restablecimiento parcial del pasado 16 de septiembre del tráfico en el trayecto Sagunto-Caudiel.

“Se normalizan los horarios de los servicios comerciales de viajeros en la totalidad de la línea y se restablecen los surcos para los tráficos de mercancías”, ha manifestado Adif. A pesar de la reapertura de la línea, el gestor ferroviario ha recordado que “se continuarán realizando un conjunto de trabajos y controles en el ámbito de la infraestructura para garantizar la seguridad de la explotación, por lo que es necesario implantar limitaciones temporales de velocidad que se irán suprimiendo a medida que finalicen estas actuaciones”. Por ello, “los horarios de los diferentes servicios de viajeros y mercancías se adaptarán de forma progresiva a las nuevas condiciones de la infraestructura y de la capacidad disponible de surcos, de acuerdo con las empresas ferroviarias, permitiendo una mejora sucesiva de los tiempos de viaje según el avance de las obras”, han añadido desde Adif.

Se continuarán realizando trabajos en la línea y, por ello, se implantarán limitaciones temporales de velocidad

Adif ha señalado que “las actuaciones en diferentes puntos de los 315 kilómetros de esta línea se enmarcan en el plan de inversiones comprometido para asegurar su competitividad como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, cuya inclusión en el Corredor Mediterráneo europeo fue aprobada el pasado mes de abril”. El plan director que las detalla, con un horizonte temporal de ejecución hasta 2022/2023 y una inversión inicial global prevista de 386,6 millones de euros, “tiene como objetivo mejorar de forma significativa el estado de la infraestructura actual para permitir seguir potenciando este tramo del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, especialmente para el tráfico de mercancías”, ha recordado el gestor ferroviario. En este sentido, el plan se orienta a facilitar las conexiones ferroportuarias y con centros logísticos en este eje ferroviario. Una vez completado todo el plan, la línea dispondrá de una mayor capacidad, se incrementará la velocidad máxima de circulación y la línea será plenamente interoperable con los corredores Atlántico y Mediterráneo, han enumerado desde Adif.

LOS APARTADEROS DE 750 METROS
Una de las principales medidas contempladas en el citado plan director para potenciar el tráfico de mercancías es la construcción de vías de apartado para permitir el estacionamiento de trenes de 750 m de longitud, de acuerdo con las prescripciones europeas de interoperabilidad ferroviaria. De este modo, y según ha detallado Adif, se han ampliado las vías de apartado en las estaciones de Estivella-Albalat, Navajas, Barracas, Puebla de Valverde, Teruel, Ferreruela y Cariñena.

.