7 de abril de 2020 | Actualizado 6:25

Fracasa la mediación para desbloquear el convenio logístico en Barcelona

Los sindicatos CCOO y UGT continúan con la huelga convocada para el próximo día 30 en Barcelona, mientras denuncian "la instransigencia" de las patronales
UGT Catalunya

La mediación que se ha llevado a cabo esta mañana en el Tribunal Laboral de Catalunya entre los sindicatos UGT y CCOO y las patronales del sector (Transcalit y UNO) para la negociación del convenio colectivo de mercancías y logística de la provincia de Barcelona ha sido un fracaso. Ambos sindicatos han apuntado que continuarán con la convocatoria de huelga para el próximo día 30. Después de cuatro horas de reunión, las dos partes no han podido llegar a ningún acuerdo. Según el secretario del sector de Carreteras de FeSMC-UGT de Catalunya, Juan José Pérez, “no se ha avanzado ni un ápice, las patronales continúan igual de instransigentes”. Los dos sindicatos han señalado que, aunque aún está por confirmar, “parece que nos volverán a llamar del departamento de Treball de la Generalitat de Catalunya para sentarnos otra vez en una mesa de negociación el lunes de la semana que viene”. 

El primer intento de negociación entre patronales y sindicatos se produjo el pasado miércoles en el departament de Treball del Gobierno catalán, también sin éxito. Antes de ese encuentro, la última vez que ambas partes se sentaron fue en el mes de mayo, mientras que el convenio permanece bloqueado desde hace nueve años, según los sindicatos, por la “intransigencia” de las patronales.

SITUACIÓN EN MADRID
La negociación del convenio colectivo de mercancías y logística sigue en vía muerta también en otros puntos de la geografía española. De hecho, Madrid estaba estudiando unirse a la convocatoria de paro el mismo día 30, cuestión que ha quedado anulada después de que la patronal UNO haya accedido a sentarse a negociar precisamente el día que se había convocado el paro de la actividad. Según CCOO, la entidad empresarial UNO pretende crear una nueva categoría con un mínimo de 14.000 euros al año, cuando el sueldo de un mozo de almacén actualmente es de 19.000 euros anuales, una propuesta que los sindicatos no están dispuestos a aceptar.