4 de abril de 2020 | Actualizado 17:13

El puerto de Barcelona instalará 27 nuevos puntos de recarga eléctrica hasta 2022

Las estaciones dispondrán de una mezcla de puntos de recarga lenta, semirápida y rápida distribuidos por zonas no concesionadas del territorio portuario
El director de Medio Ambiente del puerto de Barcelona, Jordi Vila | M.V.

La Autoridad Portuaria de Barcelona lidera diferentes iniciativas encaminadas a reducir las emisiones contaminantes en los desplazamientos de los vehículos privados. “Actualmente, disponemos de más de 44 puntos de recarga eléctrica para suministrar a los vehículos”, ha explicado el director generar del puerto de Barcelona, José Antonio Carbonell. En este sentido, el director de Medio Ambiente del puerto, Jordi Vila, ha afirmado que para 2022 “el puerto tiene previsto instalar 27 puntos de recarga más para vehículos eléctricos”. Estos incluirán una mezcla de puntos de recarga lenta, semirápida y rápida distribuidas por zonas no concesionadas del territorio portuario.

Según ha explicado la autoridad portuaria, actualmente trabajan unas 12.000 personas en sus instalaciones, a las que se suman 6.000 más que se desplazan por motivos laborales. “El vehículo privado sigue siendo el medio más favorable por su rapidez, por su recorrido puerta a puerta y por su libertad de horarios”, ha admitido el responsable de Proyectos de Movilidad Sostenible del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Rossend Bosch. 

“Tenemos una gran variedad de combustibles alternativos que irán sustituyendo a los convencionales”
Jordi Vila Director de Medio Ambiente del puerto de Barcelona

Otro combustible que la autoridad portuaria está estudiando como alternativa a los combustibles fósiles es el gas natural. “En los barcos ya es una realidad, el año que viene el 10% de las escalas de cruceros irán propulsados por este combustible”, ha asegurado Carbonell. Además, también ha recordado que el puerto dispone de “una gasinera para el suministro a vehículos pesados”. Por ello, Vila ha destacado que “tenemos una gran variedad de nuevos combustibles alternativos que irán ocupando el espacio que ocupaban hasta ahora los combustibles convencionales”.

En este sentido, Bosch ha señalado que uno de los principales motivos que llevan a los trabajadores a utilizar el vehículo privado en ubicaciones como el polígono industrial del puerto catalán son los últimos cinco o seis kilómetros que los trabajadores deben recorrer para llegar a sus empresas, una distancia “que hace prácticamente minoritaria la decisión de ir a pie o bicicleta”, aunque se viva cerca del trabajo.

El año que viene el 10% de las escalas de cruceros irán propulsados con gas natural

“El 35% de las personas en nuestra empresa realiza cuatro desplazamientos al día”, ha asegurado la responsable de Calidad y Medio Ambiente de la terminal de vehículos Autoterminal, Anna Baró. “La mitad de los trabajadores tenemos jornada partida con dos horas al mediodía, lo que provoca que muchos decidan comer fuera del puerto o volverse a casa”. No obstante, otras alternativas para derribar las barreras de movilidad sostenible en los polígonos industriales o los puertos pasan por los nuevos modos de transporte que están emergiendo, como los patinetes y las bicicletas eléctricas; así como iniciativas como el carsharing.