22 de noviembre de 2019 | Actualizado 17:24

SNCF confirma la recuperación de la línea con España por Béziers para el 25 de noviembre

Ese día se recuperará una de las dos vías que mantienen suspendidos los servicios internacionales con España por Le Perthus y Portbou
Trabajos de reconstrucción de SNCF Réseau entre Béziers y Sète | Soune Serre (SNFC Réseau)

El gestor francés de infraestructuras ferroviarias (SNCF Réseau) ha confirmado que hasta el 25 de noviembre no se restablecerá totalmente la circulación ferroviaria entre Narbonne y Sète, que ha provocado la suspensión de los trenes de pasajeros y mercancías con España a través de Le Perthus y Portbou. SNCF Réseau ha concretado que entre Agde y Sète, el tráfico se reanudará a partir del 31 de octubre. Sin embargo, en el tramo con más desperfectos por el temporal (Béziers-Agde), la circulación por una de las dos vías no se reanudará hasta el 25 de noviembre. Hasta una semana después, el 2 de diciembre, no se incorporarás las operaciones en la segunda vía de dicho tramo.

A pesar de estas previsiones, que suponen un retraso respecto a las iniciales planteadas pocos días después del temporal, el gestor francés de infraestructuras ha advertido que se mantendrán “siempre que ningún nuevo evento meteorológico de magnitud afecte los movimientos de tierra”. SNCF Réseau ha cifrado en 40 los trenes de mercancías diarios entre Béziers y Sète, entre ellos, los convoyes de las autopistas ferroviarias de VIIA desde Le Boulou a Bettembourg (Luxemburgo) y Calais (Francia), que conectan la Península Ibérica con Francia, Italia, Alemania y Bélgica.

“Con el fin de garantizar la continuidad del servicio para el transporte de mercancías, se han establecido acuerdos desde el 23 de octubre en colaboración con los administradores de infraestructuras europeos”, ha manifestado SNCF Réseau. A este respecto, ha concretado que se ha informado de la situación a las compañía ferroviarias y a los distintos cargadores afectados. Además, se han establecido rutas alternativas, a través del eje Atlántico, y se han reconfigurado cargas en función de la prioridad establecidas por operadores y clientes. Por último, el gestor ferroviario está favoreciendo el tráfico de estos trenes por delante de la circulación del resto para reducir el impacto provocado por la situación.