22 de noviembre de 2019 | Actualizado 17:24
Nuevo túnel de la variante de Vallirana | Gobierno de España

Fomento pone en servicio la variante de Vallirana

La longitud total del tramo es de 2.990 metros, la mitad de los cuales discurren a través del nuevo túnel de Vallirana

El ministerio de Fomento prevé poner en servicio este próximo martes, 5 de noviembre, el tramo de la autovía B-24 que conforma la variante de la N-340 a su paso por Vallirana (Barcelona). “El nuevo itinerario se conforma como alternativa de gran velocidad para el tráfico de largo y medio recorrido”, han explicado desde el ministerio. El presupuesto de las obras ha ascendido a 167,39 millones de euros, una cantidad que sumada al importe de las expropiaciones y de las asistencias técnicas de redacción del proyecto y el control y vigilancia de la obra arroja una inversión total de 176 millones de euros. Las obras de esta infraestructura comenzaron en 2004 y, desde ese año, las actuaciones previstas se han paralizado en diversas ocasiones y se han ralentizado en otras.

El nuevo tramo se inicia en una glorieta sobre la N-340, a la entrada del núcleo urbano de Vallirana desde el puerto de Ordal; y finaliza en el enlace de Vallirana Este de la B-24, ya en servicio parcialmente en su lado Barcelona. La sección de la autovía consta de dos calzadas con dos carriles de 3,5 metros y la longitud total del tramo es de 2.990 metros, la mitad de los cuales discurren a través del nuevo túnel de Vallirana.

176 millones de euros

Coste total de las obras, incluyendo el importe de las expropiaciones, asistencias técnicas y control de las obras

A su vez, el túnel dispone de dos carriles y está equipado con doble suministro de energía, sensores de calidad del aire y alumbrado de emergencia, entre otros. Además, todas las instalaciones se gestionarán desde el nuevo centro de control situado cerca de la bocana oeste de los túneles. “Entre otros elementos singulares, se ha construido una pasarela peatonal sobre la autovía y la riera de Campderrós para la reposición de un camino peatonal existente, dos puentes de vigas para cruzar la riera de Camperrós y cuatro viaductos para salvar las rieras de Vallirana y Cervelló”, ha añadido Fomento.

Hasta ahora los vehículos debían circular por la travesía de Vallirana de la N-340. Se trata de una vía donde hay una limitación de velocidad de 50 kilómetros por hora; numerosas intersecciones, algunas de ellas semaforizadas; pasos de peatones; y frecuentes retenciones, al soportar una media de 19.000 vehículos al día. “Los vecinos de Vallirana se verán especialmente beneficiados, pues la variante sacará de sus calles gran parte de este tráfico, con la consiguiente mejora de las molestias que les ocasionaba y de su seguridad vial”, ha explicado el ministerio.