22 de noviembre de 2019 | Actualizado 17:24
David Pugès Consejero delegado de Mail Boxes ETC Airport

“Nos planteamos entrar en el mercado 3D, que está entre logística e impresión”

David Pugès, consejero delegado de Mail Boxes ETC Airport | M.V.

Perfil

David Pugès
David Pugès
David Pugès es socio fundador y consejero delegado de Mail Boxes ETC Airport. Formado en comercio exterior y marketing internacional, Pugès es vocal de la entidad El Prat Empresarial y en el pasado también lo fue de la organización Pimec. Tanto en la rama de courier express internacional como en la de comunicación gráfica, defiende un modelo de negocio basado en el servicio personalizado y el asesoramiento a los clientes.

El centro de Mail Boxes ETC Airport en El Prat de Llobregat (Barcelona) abrió en 2002 como una pequeña franquicia compuesta por un equipo de tres personas. Casi 18 años después y con más de 50 trabajadores, el pasado mes de octubre este centro fue reconocido como el primero del mundo en volumen de negocio entre los 1.700 de la red, además de haber logrado en diversas ocasiones el premio a la mejor franquicia de España. A sus centros actuales, se le acaba de sumar uno más en Esplugues de Llobregat (Barcelona). El consejero delegado y fundador de Mail Boxes ETC Airport, David Pugès, recuerda los inicios y los desafíos que afrontan en esta etapa marcada por los cambios tecnológicos.

¿Cuáles son los principales desafíos logísticos en la actualidad para su compañía? 

Seguir mejorando en el tema del asesoramiento, ampliar centros de recogida para estar más cerca del cliente y estar al día con las nuevas tecnologías. También estamos estudiando si nos introducimos en el mercado 3D, porque es un mercado que está entre la logística y la impresión, nuestra otra división. Además, llegará un momento en el que la impresión 3D sustituirá a veces a los transportes, porque los fabricantes enviarán el diseño a su cliente y se imprimirá desde allí con una máquina 3D. Nos estamos poniendo al día para ver si acabamos de introducirnos en este mercado.

¿Cómo se están preparando a nivel tecnológico ante los nuevos retos de la digitalización y automatización de les operaciones logísticas?

Trabajamos en dos sentidos. Primero, a través de nuestros departamentos de informática estamos realizando mejoras en los sistemas. Por ejemplo, el Online MB, que es un programa de gestión de grabación de envíos con el que los clientes pueden ver dónde están casi en tiempo real, tienen toda la información volcada en su ordenador. También estamos mejorando continuamente el pesaje y medición de los bultos para que todo sea lo más automático posible. Además, cada día aprendemos de blockchain y de inteligencia artificial. Somos socios fundadores del Clúster Logístico de Catalunya y allí, junto con nuestros compañeros, aprendemos nuevas herramientas y nos ponemos al día para adaptarnos a las novedades que puedan aparecer.

“Estamos mejorando continuamente el pesaje y medición de los bultos que entran para que todo sea lo más automático posible”

¿Qué supone ser la mayor franquicia de Mail Boxes ETC a nivel mundial en volumen de negocio?

La verdad es que un orgullo, porque nosotros comenzamos siendo una franquicia como muchas de las que hay, muy pequeña, y hemos ido creciendo con el tiempo. Ya hace años que estábamos entre las tres primeras, pero este reconocimiento en una convención mundial, delante de 650 personas que te aplaudan, te hacen darte cuenta de que quizás sí que has hecho algo bien. Te hace ilusión y estás contento, pero al final tienes que bajar a la tierra y seguir trabajando día a día, porque gracias a ello la franquicia aguanta. No dejamos de ser una empresa con mucha gente y con muchas responsabilidades.

A principios de año, se produjo una unificación de sus centros en un único proveedor, Mail Boxes ETC Airport. ¿Qué valoración realizan del cambio?

Nuestra empresa consta de diferentes franquicias que pertenecen al grupo Mail Boxes ETC. Tenemos las de El Prat, Viladecans, Rubí, Sant Cugat, Alcobendas y Esplugues de Llobregat. Con Mail Boxes ETC Airport unificamos todos nuestros centros con un único nombre. Queríamos contar con una marca propia dentro del sector para reconocer los años que llevamos en el mundo logístico. Además, con esta denominación, intentamos transmitir los valores que tenemos como empresa y nuestro know how propio.

“No hay nada previsto en el corto plazo, pero si abrimos algo será en Catalunya”

¿Trabajan en la apertura de nuevas instalaciones?

Estaremos atentos a nuevas oportunidades. No hay nada previsto en el corto plazo, pero si abrimos algo será en Catalunya, ya que a nivel nacional es difícil gestionar un centro si no estás tan cerca. Nosotros no somos una multinacional y tenemos el concepto de trabajar en equipo. Disponer de centros lejos tampoco nos beneficia mucho. Madrid es un poco más sencillo, porque hay AVE y ya lo tenemos organizado, pero no prevemos abrir lejos de aquí otro centro.

Además de la reciente apertura en Esplugues de Llobregat, ¿por qué decidieron abrir centros en Rubí, Sant Cugat, Viladecans y Alcobendas?

Viladecans fue un crecimiento, pues estábamos en El Prat y queríamos extendernos hacia la zona de Gavà, Castelldefels y Viladecans, que está creciendo mucho en industria. En cuanto a Rubí y Sant Cugat, el Vallès es muy industrial y muy exportador. Cada vez había más clientes que o se trasladaban allí o nos demandaba servicios en la zona. Uno de los puntos fuertes que tenemos es la proximidad con el cliente y desde aquí no podíamos dar el mismo servicio, por lo que decidimos abrir allí. En el caso de Alcobendas, de nuevo, fue por los clientes. Muchos de ellos están tanto en Barcelona como en Madrid, sobre todo transitarios y operadores logísticos a los que les hacemos el servicio de courier internacional.

“Paquetes recogidos a las siete de la tarde los entregamos al día siguiente, a las ocho de la mañana, en EEUU”

¿Qué iniciativas impulsa Mail Boxes ETC Airport para mantenerse en la vanguardia de la logística?

Para nosotros es muy importante el tema del asesoramiento. Disponemos de un sistema denominado MB Assessor a través del cual los clientes nos pueden consultar cualquier necesidad de exportación que tengan. Por ejemplo, si una compañía que se dedica a vender juguetes quiere exportarlos a Kazajistán y no sabe qué problemas aduaneros puede tener en ese país. O en el ámbito de la alimentación, cómo se tiene que envasar el producto según el país. En logística, el ámbito del servicio urgente también es una diferenciación. Cada vez se entregan las cosas más rápido, paquetes que nos dan a las siete de la tarde deben ser entregados al día siguiente, a las ocho de la mañana, en los Estados Unidos. Finalmente, se encuentran las recogidas. Si hace falta vamos a recogerles a los clientes dos veces, o hasta tarde.

¿Los clientes presionan más sobre precios o sobre plazos?

Presionan más sobre los plazos, aunque los precios tienen lógicamente mucha importancia. Pero si alguna vez se quejan de algo, es de que no llega el paquete el día y a la hora que quieren. Por ejemplo, nosotros enviamos piezas de maquinaria que si están paradas generan unos problemas enormes. Para estos clientes no es tan importante si les cuesta 300 o 350 euros el servicio, porque esa máquina parada quizás supone 10.000 euros cada hora. O una muestra de un vestido de novia para un concurso, o un documento de un contenedor para despachar un barco que está parado en el puerto de Shanghai. El tiempo va por delante del precio.

“No hay prácticamente ningún servicio en el mercado que ofrezca lo mismo que nosotros”

¿Qué estrategia sigue Mail Boxes ETC Airport para reducir su huella de carbono?

El próximo año queremos certificarnos como empresa verde y todo esto incluirá una serie de actuaciones. En primer lugar, mejorar la eficiencia de las rutas para consumir menos carburante. En segundo, estar cerca de nuestros clientes, lo que provoca que las recogidas sean muy cortas y gastemos mucho menos. Y, por último, en la medida de lo posible, iremos incorporando furgonetas eléctricas. Todavía es complicado porque son mucho más caras que las convencionales.

¿Cómo está impactando el comercio electrónico en las operaciones de la compañía?

El e-commerce de manera directa o indirecta impacta segurísimo. Pero nos dedicamos más al ámbito internacional y no hay tanto volumen de comercio electrónico como en el nacional. Para nosotros, el 80% son envíos internacionales y el 20% son nacionales. Aunque sí que es verdad que tenemos clientes de e-commerce y les realizamos los envíos.

¿Tienen previsto mantener o incrementar sus resultados de cara a los próximos años?

Sí, aunque no solo depende de nosotros, sino también de la economía mundial. Queremos seguir creciendo y haciendo las cosas bien, con cabeza, con sentido común y con cuidado, pero no tenemos límites. Seguiremos creciendo en la medida de nuestras posibilidades y poco a poco. El mercado también nos ayuda, porque cada vez hay más empresas que exportan y esto nos beneficia mucho. Además, no hay prácticamente ningún servicio en el mercado que ofrezca lo mismo que nosotros: un servicio muy personalizado, de asesoramiento a la exportación, muy cercano a las empresas, por ejemplo en temas de mercancía peligrosa… Esta diferenciación nos permite ser optimistas para los próximos años.