22 de noviembre de 2019 | Actualizado 17:24

El decrecimiento del comercio mundial mantiene la carga aérea en números rojos

La carga aérea ha caído el 4,5%, por lo que suma once meses consecutivos en los que la tendencia negativa se acentúa
Hong Kong International Airport

Los mercados globales de carga aérea han caído el 4,5% en septiembre, en comparación con el mismo periodo de 2018. Según datos de IATA, se trata del undécimo meses consecutivo de tendencia negativa, hecho que le vuelve el período más largo desde la crisis de 2008. A su vez, la capacidad de carga ha aumentado el 2,1% interanual, como lleva ocurriendo en los últimos 17 meses. La intensificación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como entre Corea del Sur y Japón; el decrecimiento del comercio global; y la debilidad de algunos actores económicos clave, han propiciado este cambio. En este sentido, las órdenes de exportación globales siguen bajando desde septiembre de 2018.

“La guerra comercial entre Estados Unidos y China continúa haciéndose sentir. La pausa en octubre en las subidas de tarifas entre Washington y Beijin es una buena noticia, pero billones de dólares de comercio ya han sido afectados, lo que ayudó a la caída de la demanda de combustibles el 4,5% en septiembre”, ha comentado el director general y CEO de IATA, Alexandre de Juniac. En septiembre, los Estados Unidos aplicaron tarifas adicionales por valor de 112.000 millones de euros a los bienes chinos, mientras que China tomó represalias con tarifas de 67.000 millones de euros. En el caso de Corea y Japón, se han aplicado controles de comercio más estrictos en agosto y septiembre, y a lo que se le suman los boicots de los consumidores.

“La guerra comercial entre Estados Unidos y China continúa haciéndose sentir”
Alexandre de Juniac CEO de IATA

Analizado por regiones, las aerolíneas de Asia y el Pacífico han experimentado un decrecimiento de la carga del 4,9% en septiembre. Además de las tensiones comerciales mencionadas, la ralentización de la economía China ha impactado “de manera significativa” en lar región, según IATA. Además, la disrupción en las operaciones en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong, que dispone del hub de carga aérea más grande del mundo, también ha añadido presión adicional. Esta región es responsable de más del 35% de la carga total y, por lo tanto, su desempeño es el mayor contribuidor al debilitamiento del sector. Mientras tanto, la capacidad de carga en esta región ha aumentado el 2,7%.

En América del Norte la caída de los volúmenes ha sido del 4,2% y la capacidad ha aumentado el 1,9%. Además de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la menor confianza en los negocios continúa afectando a los resultados, pues la demanda también se ha contraído desde y hacia Europa. Por su parte, en Europa la bajada en la carga ha sido del 3,3% por las condiciones de fabricación más débiles para los exportadores en Alemania, el debilitamiento de las economías regionales y el Brexit. Por su parte, la capacidad ha aumentado el 3,3%.

En Corea y Japón se han aplicado controles de comercio más estrictos, a lo que se le suman boicots de los consumidores

En cuanto a los cargadores de Oriente Medio se refiere, los volúmenes han experimentado una caída del 8% en septiembre, siendo la bajada más pronunciada del mes. La capacidad también ha decrecido, en este caso el 0,4%. “Las tensiones comerciales crecientes y el ralentizamiento del comercio global han afectado al desempeño de la región, por su posición estratégica como enlace global de la cadena de suministro”, ha explicado IATA. “La mayoría de las rutas clava desde y hasta la región han visto debilitada su demanda en los últimos meses”.

A su vez, las aerolíneas latinoamericanas han visto decrecer sus volúmenes el 0,2% y la capacidad el 2,9%. “A pesar de las indicaciones de recuperación de la economía brasileña, el deterioro de las condiciones en el resto de la región, junto a la frenada del comercio global, han impactado en los resultados”, ha justificado la asociación. Finalmente, África ha crecido en demanda el 2,2%. A pesar de ser la única en registrar resultados positivos, en septiembre del año pasado su subida fue del 8%. Los fuertes vínculos e inversiones con Asia y su desempeño económico robusto en algunas economías regionales clave han contribuido a este resultado. Por su parte, la capacidad ha crecido el 9,4% en el continente africano.