14 de julio de 2020 | Actualizado 9:30
JR Freight

Cuando tradición y tecnología se unen: el sector logístico en Japón

El nuevo tratado UE-Japón o el acuerdo sobre inversiones en infraestructuras son algunos de los proyectos que acercan cada vez más a ambas regiones

La expresión japonesa ‘Otsukare-sama’ no tiene una traducción directa al español. Los trabajadores utilizan tanto para saludar como para dar ánimos en el ámbito laboral y vendría a decir algo así como ‘gracias por tu duro trabajo, debes estar cansado’. No es casualidad que, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), se trate de la tercera potencia mundial en cuanto a PIB, solo por detrás de Estados Unidos y China. El esfuerzo y la constancia son dos rasgos característicos de su filosofía, lo que claramente se refleja en sus resultados económicos. No obstante, cada vez más la propia sociedad japonesa se está revelando ante la figura de los ‘salaryman’ en empresas estrictamente reguladas y jerarquizadas.

En cuanto a desempeño logístico se refiere, Japón se encuentra en el duodécimo puesto a nivel mundial, de acuerdo con los últimos datos del Banco Mundial. Además, se sitúa en el quinto puesto en el índice de competitividad global elaborado por el World Economic Forum. Los principales destinos a los que exporta e importa son China, Estados Unidos, la Unión Europea y Corea del Sur. Destaca especialmente por la exportación de vehículos, así como de aparatos mecánicos y eléctricos. Por su parte, en cuanto a importaciones se refiere, una de las mayores carencias de Japón son los combustibles fósiles. Esta particularidad, junto a su situación geográfica, le han obligado a adaptar sus industrias y modos de transporte de manera que se maximice su competitividad.

En este sentido, si por algo se distingue Japón, al tratarse de un archipiélago, es por sus buenas conexiones marítimas. Aunque ninguno de sus complejos portuarios se posiciona entre los principales del mundo, el sector marítimo japonés es “uno de los más competitivos”, según reconoce la Comisión Europea. Los principales puertos están situados en Tokio, Yokohama, Kobe, Nagoya y Osaka, que coinciden con los grandes núcleos urbanos y económicos del país. Estos forman las tres grandes bahías del país, que comprenden la zona de Tokio, Osaka e Ise. A este respecto, del 8 al 14 de noviembre, el puerto de Barcelona está llevando a cabo una misión empresarial a Japón y se desplaza tanto a Tokio como a Yokohama. Actualmente, el puerto catalán dispone de nueve líneas marítimas regulares que refuerzan los negocios y las relaciones comerciales con España. Entre las navieras japonesas, Ocean Network Express (ONE), que fue fundada en 2018 tras la unión de las navieras Mitsui OSK Lines, Nippon Yusen Kaisha y Kawasaki Kisen Kaisha, es la principal compañía de su sector.

Por su parte, en referencia a la carga aérea, el aeropuerto de Narita, a unos 60 kilómetros del centro de Tokio, es el noveno con mayor tráfico de mercancías el mundo. Con un total de 2,6 millones de toneladas el año pasado, ha retrocedido sin embargo un puesto respecto al año anterior debido a una contracción del 3,2%. En comparación, el segundo aeropuerto nipón de carga aérea, el de Haneda, movió un millón menos de toneladas. No obstante, en cuanto a volumen de pasajeros este aeropuerto es el vencedor absoluto, con un total de 87 millones de viajeros en el último ejercicio, resultado que le sitúa como el quinto más transitado del mundo. En el ámbito de la carga aérea, destacan también otros complejos aeroportuarios como el de Kansai-Osaka, con un área dedicada en exclusiva a la carga internacional y doméstica.

12º puesto mundial

En cuanto a desempeño logístico se refiere, Japón se encuentra en el duodécimo puesto a nivel mundial

Asimismo, el sistema ferroviario japonés es ampliamente conocido por su puntualidad y eficiencia. Además de la fama de su sistema ferroviario de pasajeros, el país también cuenta con una amplia red de transporte de mercancías. Japan Freight Railway Company (JR Freight) dispone prácticamente del monopolio de este modo de transporte. Fundada en 1987, cuando Japan National Railways fue dividida y privatizada, opera en vías de las seis líneas de Japan Railways (JR) de pasajeros distribuidas por el territorio. Cada servicio sirve a una zona específica, pero JR Freight ofrece de servicios por todo Japón, así como de estaciones propias e instalaciones para trenes de mercancías. 

Con casi 8.000 kilómetros y unas 240 estaciones de manipulación, sus trenes recorren una media de 189 kilómetros al día. En 2018, el operador ferroviario registró un tráfico de 19.000 millones de toneladas por kilómetro. No obstante, el transporte de mercancías por vía ferroviaria sigue estando muy por debajo de las transportadas por carretera, con 212.000 millones de toneladas por kilómetro al año, según datos del ministerio japonés de Transporte. Su red de carreteras cuenta con más de 10.000 kilómetros de autopistas de peaje de alta velocidad, a la que se le suman carreteras prefecturales y municipales, que cuentan con más de 1,2 millones de kilómetros, según el Gobierno japonés.

La red de carreteras japonesas cuenta con más de 10.000 kilómetros de autopistas de peaje de alta velocidad / Pixabay

En cuanto al sector logístico, Japón es el tercer mayor mercado de e-commerce a nivel mundial, y uno de los que crecen más rápidamente, con una subida estimada del 9,1% en 2017. La elevada penetración de Internet en la población, sumado a su economía desarrollada, su alta tasa de población urbana e idioma único propician estos resultados. La altamente desarrollada infraestructura de distribución y el pequeño tamaño del país permiten que los envíos sean sencillos. Entre las principales compañías de e-commerce con presencia en el país, se encuentran Amazon Japan, Rakuten y Yahoo Japan, además de despuntar otras de ámbitos concretos como el de la moda, con empresas como Zozotown o Uniqlo.

RELACIONES COMERCIALES CON EUROPA Y ESPAÑA
Según datos de la Comisión Europea, las empresas de la UE exportan cada año a Japón más de 58.000 millones de euros en bienes y 28.000 millones de euros en servicios. A este respecto, uno de los mayores hitos conseguidos en los últimos años en las relaciones bilaterales entre la UE y Japón es su Acuerdo de Partenariado Económico, más conocido como tratado de libre comercio, que entró en vigor en febrero de este año. El pacto consolida la mayor zona de comercio abierta del mundo, pues abarca más del 25% del PIB mundial. Además, a través de este instrumento, se eliminarán progresivamente los derechos de aduana sobre el 97% de las mercancías importadas desde la UE.

Por otra parte, a este acuerdo se le ha añadido a finales de septiembre la firma de uno nuevo sobre inversiones e infraestructuras, con el objetivo de fomentar la conectividad entre ambos destinos. Con un presupuesto de 60.000 millones de euros, este plan supone una respuesta a la Nueva Ruta de la Seda que el Gobierno chino lleva impulsando desde hace unos años en diferentes países del mundo. En el marco de este pacto, la UE y Japón también han anunciado su intención de implementar normas medioambientales más estrictas.

Estas iniciativas impulsadas desde la UE ayudarán a potenciar aún más las relaciones con España, que se establecieron oficialmente hace 150 años. España fue para Japón el sexto suministrador entre los países de la UE en 2017, según datos proporcionados por la Autoridad Portuaria de Barcelona; y ocupó el puesto 19 como cliente. Como consecuencia, en el ámbito del comercio de mercancías, se ha pasado de una cobertura del saldo exportador del 28,5% en 2004 al 62,27% en 2017. Además, en España están ubicadas multinacionales japonesas como Honda, Panasonic, Hitachi o Toyota. Por su parte, en el país nipón se han asentado compañías españolas como Zara, Iberia o Corporación Mondragón, entre otros.

En este sentido, en el marco del SIL 2019, el cónsul general de Japón en Barcelona, Naohito Watanabe, aseguró que “nos encontramos en una coyuntura histórica de acercamiento”, en cuanto a las relaciones entre ambos países se refiere. Entre las exportaciones españolas hacia el país nipón, son protagonistas la carne, los productos farmacéuticos y los vehículos; mientras que en cuanto a importaciones se refiere los vehículos son, con diferencia, lo más importado desde Japón.