5 de diciembre de 2019 | Actualizado 17:01
Ricard Font Presidente de FGC

“Analizamos proyectos para ofrecer alternativas ferroviarias al ecommerce”

Ricard Font, presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya | E.M.

Perfil

Ricard Font
Ricard Font
Abogado de formación, comenzó su andadura en el ámbito público en 1998, en el departamento de Política Territorial i Obres Públiques de la Generalitat de Catalunya, hoy reconvertido en la consejería de Territori i Sostenibilitat. Además de ejercer la abogacía, destaca en su trayectoria profesional la etapa de director general de Transports i Mobilitat de Catalunya entre 2011 y 2013. En mayo de ese año, Ricard Font es designado secretario de Infraestructures i Mobilitat de Territori i Sostenibilitat hasta julio de 2018. En dicha fecha, se incorpora a la presidencia de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC).

El operador ferroviario público Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) es eminentemente un actor de transporte público de pasajeros. Sin embargo, también desempeña un rol clave en Catalunya con sus actividades en el ámbito de la innovación ferroviaria, la asesoría internacional o el transporte de mercancías. En este último ámbito, su presidente, Ricard Font, avanza que las adjudicaciones de los contratos del nuevo material rodante para mercancías, que suman más de 43 millones de euros, están en la última fase. Además, Ricard Font repasa en esta entrevista los proyectos de futuro para que FGC se convierta también en un actor activo en la distribución urbana de mercancías para reducir la congestión y las emisiones contaminantes.

¿Cómo están evolucionando en estos momentos los tráficos de mercancías de Ferrocarrils de la Generalitat?

Estamos más o menos en el nivel del año pasado. En todo caso, será determinante el último trimestre del año. Si va muy bien, pues entonces creceremos un poco más. Si por lo que sea baja la producción, repetiremos más o menos los mismos números del año anterior. Estamos en números positivos, pero no presumiremos nunca de crecimientos. Nuestra filosofía en mercancías es que no cueste dinero a los ciudadanos y que pueda ser útil para las empresas a las que les damos servicios.

En una etapa de crecimiento exponencial de distribución urbana de mercancías por el comercio electrónico, ¿qué papel puede desempeñar FGC?

Algunas previsiones apuntan a un crecimiento del 50% del ecommerce en los próximos años. En este contexto, la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona está liderando un proyecto sobre este tema. Nosotros tenemos dos grandes ámbitos de trabajo por analizar con el objetivo de ofrecer alternativas al comercio electrónico. En primer lugar, relacionado con las estaciones. La distribución de mercancías forma parte del nuevo modelo de estaciones que estamos ideando y promocionando. El objetivo es que se conviertan en nodos con todo tipo de oferta de movilidad para moverte por la ciudad, desde un coche o una moto eléctrica a un car sharing, un patinente o una bicicleta, lo que sea. Pero, además, apostamos por unas estaciones con sistemas que permitan dejar o recoger lo que compres por comercio electrónico. 

La distribución de mercancías forma parte del nuevo modelo de estaciones que estamos ideando”

En segundo lugar, es recuperar una iniciativa que, en realidad, es vintage. Nuestra red ferroviaria se articula a través un corredor de movilidad principal que es la B-30. Pues alrededor de la B-30, que es por donde circula la gran distribución, FGC cuenta con los servicios del Llobregat y del Vallès. El entorno de Martorell y el de Sant Cugat y Rubí podrían ser puntos de rotura o de intercambio modal. Es decir, podríamos estar cargando mercancía, y desde ellos entrar hasta las estaciones donde podríamos dejar en algunos casos el comercio electrónico e incluso podríamos entrar en tren hasta las estaciones finales. Por tanto, nos ahorraríamos que la gran distribución entrase en el centro de la ciudad con todo lo que significa de ahorro de furgonetas. A partir de esas estaciones, las mercancías podrían realizar la última milla a través de vehículos eléctricos y sostenibles.  

¿Qué elementos se necesitan para que estas iniciativas prosperen y se lleven a cabo?

En la línea del Vallès, como mínimo, debemos doblar la capacidad actual. Con el modelo que tenemos en estos momentos de explotación, previsto para 2021, con trenes cada cinco minutos desde Sabadell y Terrassa y cada dos minutos desde Sant Cugat, es muy difícil hacerlo. Por ello, nos lo planteamos para una etapa posterior. Habrá quién plantee el uso nocturno de nuestra red para no tener que esperar a duplicar la capacidad de la línea, pero es imposible en el caso de distribución de productos ligados al comercio electrónico. Además, FGC aprovecha la franja nocturna sin operaciones para realizar tareas de mantenimiento que fácilmente pueden alargarse cuatro o cinco horas.

FGC aprovecha la franja nocturna sin operaciones para realizar tareas de mantenimiento”

¿Serían trenes de mercancía o de pasajeros con una parte dedicada a mercancías?

Aquí vuelve a parecer el obstáculo de la capacidad. Nuestra prioridad es el transporte público de los ciudadanos, que es para lo que nos pagan. Hoy en día, hipotecar espacio de tren para llevar mercancía no parece una opción alineada con nuestra vocación. En el Baix Llobregat, nos pasa lo mismo con la capacidad. Necesitamos ampliar hasta Gràcia, porque esto nos permitirá redimensionar Plaça Espanya y nos ayudaría a desarrollar algún muelle de carga donde poder acabar y un punto desde el que sacar la mercancía. Sin embargo, también es una línea en la que nuestra previsión y prioridad es doblar su capacidad de pasajeros. 

En todo caso, tenemos una oportunidad porque disponemos de una red ferroviaria y dos puntos de intercambio en el entorno de la B-30, que es el gran distribuidor. A partir de aquí, si las empresas distribuidoras ven la oportunidad, podemos ser una solución para mejorar la distribución urbana de mercancías. 

Todo dependerá de la velocidad y el volumen del comercio electrónico en los próximos años…

Eso es, tenemos que constatar si el crecimiento del comercio electrónico es tan grande. Si la distribución urbana realmente tiene un factor de congestión y, tercera cosa, que no nos estamos refiriendo a mover mercancías de forma clásica, como lo hacemos con las potasas o los coches, sino de otro modelo muy distinto. Somos una empresa pública, de servicio público, que tenemos que analizar cómo atender los intereses generales de los ciudadanos. Cuando transportamos potasas o los coches y componentes de Seat, pensamos en empresas del tejido económico de Catalunya, no pensamos en el negocio, porque con estos servicios no ganamos dinero. Eso sí, tampoco les cuesta dinero a los ciudadanos. En el caso de iniciativas para la distribución urbana del ecommerce, vamos a continuar con esa función pública de ver cómo podemos ser un instrumento para evitar la congestión y la contaminación en las ciudades. 

Seat siempre nos ha expresado su convicción de incrementar sus actuales servicios ferroviarios”

¿Puede afectar a los servicios de mercancías para Seat (Cargometro y Autometro) la llegada del ancho internacional a la fábrica de Martorell?

No. Y repito que, con Autometro y Cargometro, hacemos una función pública de dar apoyo y cooperar con una empresa que está trabajando en Catalunya y que es fundamental también para su estructura económica. No solo de Seat, sino de todas las empresas complementarias del sector de la automoción. Nuestra función es esta. No hacemos esto ni para ganar dinero ni para hacer la competencia. Si un privado algún día puede hacerlo mejor, mejor. Nuestra obligación es que si lo hacemos, los números deben cuadrar y deben ser los justos. En principio, hoy por hoy, no tenemos ninguna información sobre cambios al respecto de estos servicios. De hecho, todo lo contrario, siempre que hemos hablado con Seat nos han expresado su convicción de incrementar servicios porque tienen previsto crecer. 

¿Por qué la apuesta por internacionalizar y asesorar en el exterior?

Nuestra internacionalización y asesoramiento exterior tiene como uno de sus grandes objetivos, además de aportar nuestro conocimiento, acompañar a empresas catalanas para que puedan tener oportunidades de negocio en esos países. No seremos operadores en otros países ni pretendemos presentarnos a concursos de operadores. Pero sí que si podemos ayudar con nuestro conocimiento y activar a empresas catalanas para que puedan optar a ciertos mercados exteriores. De una manera transparente y trazable, queremos apoyar y colaborar para que empresas catalanas o que tienen la sede en Catalunya, que ya trabajan para nosotros y lo hacen bien y con criterios de calidad, puedan ir a estos países a tener una oportunidad de negocio.

 También existe una segunda derivada en nuestra estrategia por internacionalizarnos.  Es la más interesante y es que podamos encabezar y liderar proyectos de investigación en innovación ferroviaria y de movilidad. En estos momentos, participamos en unos 14 o 15 proyectos de innovación en los que, o bien lideramos o bien somos socios. Estas iniciativas nos permiten formar parte y conocer proyectos innovadores que nos sirven para aplicar en Catalunya.  Por citar un ejemplo, estamos trabajando en un proyecto clave que es el tema del 5G en los túneles. Lo estamos pilotando nosotros en colaboración con otras empresas y se probará en Barcelona, entre Plaça Espanya y Fira de Barcelona. Al final, es o apoyar a empresas en el exterior o hacer innovación internacional aquí que después podamos aplicar nosotros.