5 de diciembre de 2019 | Actualizado 13:31

Grupo Mazo operará desde su nuevo hub logístico a finales de 2020

La urbanización del nuevo complejo del operador de refrigerados, que dispondrá de un parking para 200 tractoras y 300 semirremolques, se iniciará en breve
Terrenos en los que se acaba de finalizar el movimiento de tierras y albergarán la sede logística de la compañía de transporte refrigerado | Grupo Mazo

El Grupo Mazo, dedicado al transporte refrigerado nacional e internacional por carretera, trabaja en las instalaciones de su nueva sede en el parque empresarial El Pla de Alzira, en Valencia, una instalaciones que se prevé estén operativas a finales de 2020. Se trata de una parcela de 102.000 metros cuadrados, la más grande de este polígono industrial, que “supondrá un motor revitalizador de la zona”, según fuentes del grupo.

Las instalaciones contarán con parking vigilado para acoger unos 300 semirremolques y unas 200 tractoras, con una mayor zona destinada a conectar a la red eléctrica los camiones cargados o preenfriados. Se pasará de 2 a 6 carriles de repostaje y de 8 a 30 muelles de carga y descarga. Además, el nuevo hub logístico dispondrá de varias cámaras frigoríficas y se ampliarán los túneles de lavado, “que contarán con nuevos equipos que permitirán mejorar el número de lavados por hora”. 

El nuevo centro operativo ocupará 102.000 metros cuadrados y dispondrá de varias cámaras frigoríficas

Actualmente, se ha finalizado la primera fase de las obras, correspondiente al movimiento de tierras, que ha tenido una duración de cinco meses. En breve comenzará la segunda fase, la de urbanización, que consiste en la adecuación y acondicionamiento del entorno: instalación de la red de saneamientos, canalizaciones de agua y electricidad, entre otros. Esta segunda fase estará finalizada en cuatro meses. Por otra parte, se sigue avanzando en el diseño de la nave logística (muelles de carga y descarga) y del nuevo edificio de oficinas.

En cuanto a las comunicaciones, la nueva base operativa del Grupo Mazo estará muy próxima a la CV-50 (autovía Alzira-Guadassuar) y se podrá acceder desde la A7 y la AP7. De esta forma, los vehículos no tendrán que circular por la carretera de Albalat, donde están las actuales instalaciones de la compañía, una de las vías más congestionadas de la zona. Según han reconocido fuentes de la compañía, se producen atascos en las horas punta en las rotondas de acceso al polígono industrial a diario, que “suponen un obstáculo desde el punto de vista de la productividad de nuestro servicio, debido a la pérdida de tiempo que sufren los conductores cuando tienen que atravesar esa vía de comunicación”. Por ello, “con las nuevas instalaciones, ganaremos en productividad y en sostenibilidad”.