19 de febrero de 2020 | Actualizado 7:24

El transporte europeo acoge el Green Deal con reservas

Aunque las organizaciones coinciden con la Comisión en la necesidad de frenar el cambio climático, las medidas generan escepticismo entre algunos sectores
Pixabay

Las organizaciones europeas de transporte de mercancías han expresado su apoyo al Green Deal y han reconocido la necesidad de frenar el cambio climático. “Se trata de una política pionera y disruptiva”, ha asegurado la asociación aeroportuaria ACI Europe. Su director general, Olivier Jankovec, ha manifestado que el calentamiento global “no se trata solo de un asunto medioambiental o de negocios, sino también moral” y ha asegurado que los aeropuertos europeos respaldan la iniciativa y “urgen a los Estados de la UE a apoyarla”. A pesar de este apoyo sin fisuras de la asociación aeroportuaria, no todo el tejido del transporte se ha pronunciado de forma tan optimista.

Una de las medidas propuestas en el programa verde es el cambio modal de la carretera al ferroviario y a las vías navegables. En este punto, la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU) ha señalado que “más que hacer un cambio, hay que enfocarse en la innovación para construir interconectividad de modos de transporte de forma más rápida, verde y rentable”. Con esta finalidad, la entidad del transporte por carretera ha recomendado “volver a invertir los pagos por uso de las carreteras en proyectos de innovación” de este ámbito. “Solo a través de la cooperación, conseguiremos un futuro más sostenible y prospero”, ha manifestado su delegado general, Matthias Maedge.

“Solo a través de la cooperación conseguiremos, un futuro más sostenible y prospero”
Matthias Maedge Delegado General de IRU

Por su parte, la organización ferroviaria Community of European Railway and Infraestructure Companies (CER) ha calificado como “vital” esta iniciativa y ha instado a los Estados a invertir para extender la red ferroviaria e instalar tecnologías de gestión de tráfico digitales. “El Green Deal europeo es ambicioso y sin precedentes en ningún otro continente”, ha opinado el director ejecutivo de CER, Libor Lochman. A este respecto, ha asegurado que la asociación colaborará “para proveer a Europa con un transporte más limpio y accesible”.

En referencia al objetivo de neutralidad en emisiones para 2050, IRU ha asegurado que “para los camioneros representa nuevas oportunidades”, siempre y cuando las políticas “conlleven un transporte por carretera más inteligente, en vez de su reducción”. En Europa, más del 50% de las mercancías son transportadas actualmente por carretera, lo que genera unos 500.000 millones de euros de beneficios anuales, según datos de las empresas de transporte por carretera.

“Mostraremos al mundo que somos competitivos mientras nos movemos hacia las cero emisiones”
Martin Dorsman Secretario general de ECSA

El sector del transporte de mercancías por vía marítima también ha dado la bienvenida al Green Deal. El secretarios general de la Asociación Europea de Navieras (ECSA), Martin Dorsman, ha subrayado que esta industria europea es líder a nivel global y que “a través de la innovación, mostraremos al resto del mundo que podemos ser muy competitivos a la vez que nos movemos hacia las cero emisiones”. En este sentido, la organización de transporte marítimo Bimco ha añadido que “las ambiciones medioambientales del Green Deal no se conseguirán si solo Europa actúa”. No obstante, también ha expresado su preocupación sobre la inclusión del sistema de intercambio de emisiones en el shipping internacional : “Se tendría que considerar a nivel global desde la IMO y se deberían estudiar otras opciones más apropiadas, como un impuesto en las emisiones de carbono”.

Por su parte, la organización portuaria ESPO ha señalado, además, que aún quedan aspectos del Green Deal por clarificar. “Los puertos europeos acogemos la iniciativa, pero ahora queda por ver cómo continúa, ya que los objetivos son ambiciosos y no sabemos el contenido exacto de algunas de las medidas anunciadas”, ha señalado su secretaria general, Isabelle Ryckbost. Por ello, los puertos europeos han defendido la adopción de “una visión realista”. Según su análisis, es importante que “los stakeholders y los policymakers del sector del transporte se involucren a la hora de implementar estas política”. Desde ESPO han señalado que, además del cambio modal de la carretera al ferroviario y a las vías navegables, también se debería ampliar al short sea shipping (SSS).

“Los objetivos son ambiciosos, pero no sabemos el contenido exacto de algunas medidas anunciadas”
Isabelle Ryckbost Secretaria general de ESPO

En cuanto a eficiencia en la mejora de las rutas, desde ACI Europe también han señalado la necesidad de reformar la gestión del tráfico aéreo para reducir la huella de carbono. “Más de once millones de vuelos utilizan el espacio aéreo europeo cada año”, ha explicado Jankovec. Asimismo, ha remarcado la necesidad de adoptar una perspectiva holística en áreas como las ayudas estatales y el mantenimiento de las aeroportuarias, entre otros: “El desafío de la descarbonización es definitivamente abrumador, pero no hay otra manera”.