19 de febrero de 2020 | Actualizado 12:00

El acuerdo comercial entre la UE y Singapur abre nuevas posibilidades al sector logístico

El documento suscrito supone la eliminación de aranceles, permite una mayor simplificación aduanera y el reconocimiento mutuo de los OEA
Singapur | Pexels

Se cumple un mes de la entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial entre la Unión Europea y Singapur. Menos mediáticos que otros suscritos en 2019, como el de Japón, el acuerdo con Singapur es “uno de los primeros acuerdos bilaterales de nueva generación”, como lo ha calificado la Comisión Europea. Además de la eliminación de los derechos de aduana y las barreras no arancelarias para el comercio de bienes y servicios, contiene, según Bruselas, “importantes disposiciones sobre protección de la propiedad intelectual, liberalización de las inversiones, contratación pública, competencia y desarrollo sostenible”. El Ejecutivo comunitario ha afirmado que el acuerdo “establece las condiciones para que las empresas de la Unión Europea aprovechen plenamente las oportunidades creadas en Singapur como plataforma de negocios y transporte de Asia Sudoriental”.

Singapur es, con diferencia, el mayor socio de la UE en el Sudeste Asiático. Con un comercio bilateral total de mercancías por valor de 53.300 millones de euros en 2017 y un comercio de servicios que se elevó a 44.400 millones de euros en 2016, Singapur representó algo menos de un tercio del comercio de bienes y servicios entre Europa y el Sudeste Asiático, ha indicado la Comisión Europea. Al mismo tiempo, ha señalado Bruselas, con unas inversiones bilaterales de 256.000 millones de euros en 2016, el país asiático representó aproximadamente dos tercios de las inversiones entre las dos regiones. Más de 10.000 empresas europeas están establecidas en Singapur y utilizan dicho país para servir a toda la cuenca del Pacífico.

RELACIONES COMERCIALES ENTRE ESPAÑA Y SINGAPUR
Por lo que respecta a España, la Comisión Europea ha apuntado que son 3.705 las empresas españolas que exportan a Singapur, de las que el 90% son pequeñas y medianas empresas. Singapur es el 47º mayor socio comercial de España fuera de la Unión Europea, con un valor de 586 millones de euros en las exportaciones y de 236 millones en las importaciones procedentes del país asiático. La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha señalado que este acuerdo “constituye una gran oportunidad para las empresas españolas, ya que pueden utilizarlo como plataforma tanto para consolidar la estrategia de diversificación de exportaciones de productos y servicios como para futuras inversiones, dado el papel de Singapur como puerta de entrada a un mercado asiático en constante crecimiento”. 

El consultor logístico Juan José Montiel ha destacado que este acuerdo “convierte a Singapur en un gran puerto de entrada para los grandes países del Lejano Oriente, por lo que las medidas tendentes a facilitar el comercio eliminando barreras arancelarias y facilitando el comercio entre la UE y Singapur, supone una oportunidad para las empresas españolas en campos como alimentación, ingenierías, manufactura, automóvil o cerámica”. Montiel ha señalado que las empresas de estos sectores “pueden beneficiarse al utilizar este país como trampolín hacia otras naciones del Lejano Oriente”. El consultor ha afirmado que el acuerdo “que entró en vigor el 21 de noviembre supondrá una alternativa para potenciar la presencia española en la región”.

Los principales puertos españoles cuentan con diferentes servicios regulares que los conectan con Singapur. En el caso del puerto de Valencia enlaza con 17 conexiones regulares, según sus datos, operados por las principales navieras del mundo. El puerto de Algeciras dispone de nueve servicios regulares de contenedores con Singapur: el FX1, operado por APL, el FAL1 de CMA CGM y Evergreen, el AEU2 (Cosco), el Nera2 (Hamburg Sud), EU3 y EU4 /(Hyundai Merchant Marine), AE2 (Maersk), Lion y Swam (MSC) y el Asia North Europe Loop 4 (OOCL). Barcelona, por su parte, cuenta con tres servicios regulares de contenedores, el Dragon y el Jade, operados por MSC, Maersk y Hyundai Marine Merchant y el MDI de Hapag-Lloyd, ONE y Yang Ming. El puerto catalán dispone, asimismo, de tres servicios regulares de transporte de automóviles operados por Nissan Motor Car Carrier, Hoegh Autoliners y MOL.

PRINCIPALES ELEMENTOS DEL ACUERDO COMERCIAL
El acuerdo comercial contempla que Singapur elimina todos los aranceles que se aplican a determinados productos de la Unión Europea, y se compromete a mantener sin cambios el actual acceso libre de derechos para los demás productos europeos. Desde el 21 de noviembre, más del 80% de las importaciones procedentes de Singapur entran en la Unión Europea libres de derechos, ha apuntado la Comisión. Para el resto, según Bruselas, los aranceles se eliminarán en un plazo de tres o cinco años, dependiendo de la categoría del producto. La supresión inmediata ha afectado a los sectores de la electrónica, los productos farmacéuticos, los productos petroquímicos y los productos agrícolas transformados. Según la Comisión Europea, los aranceles sobre determinados productos textiles y alfombras se suprimirán en un plazo de tres años y los aplicables a bicicletas, fruta, cereales y calzado deportivo en cinco años.

Más del 80% de las importaciones desde Singapur entran en la UE libres de derechos desde el 21 de noviembre

La Unión Europea y Singapur reforzarán la cooperación aduanera, ha afirmado la Comisión Europea, “para simplificar, armonizar, normalizar y modernizar los procedimientos comerciales con el fin de reducir los costes de las transacciones para las empresas”. En este sentido, el acuerdo mejora la seguridad de la cadena de suministro mediante la cooperación, ha destacado Bruselas, lo que incluye pasos hacia el reconocimiento mutuo de los programas de asociación comercial, como, por ejemplo, el programa de Operadores Económicos Autorizados (OEA) de la Unión Europea. En cuanto a los mercados de servicios se refiere, el acuerdo recoge que Singapur facilitará las actividades de las empresas de la Unión Europea que operan en los ámbitos de las telecomunicaciones, servicios medioambientales, ingeniería, informática y transporte marítimo. Asimismo, se simplifica el proceso de licitación y ambas partes, según Bruselas, se comprometen a ampliar el número de contratos públicos en los que se puede participar, especialmente en el sector de los ferrocarriles. 

El acuerdo abre la puerta de Europa a operadores marítimos, logísticos y transitarias de Singapur

Por lo que respecta al transporte marítimo, la Unión Europea permitirá operar a los proveedores de servicios internacionales de transporte de pasajeros y carga, almacenaje, depósitos de contenedores, forwarding (transitarios) y servicios de apoyo al transporte marítimo. En el caso de Singapur, los servicios permitidos serán los de transporte de mercancías y pasajeros, agencia marítima, remolque internacional, brokers de shipping, transitarios y el alquiler de buques con tripulación. En cuanto a los servicios de transporte por carretera y ferrocarril permitidos por la Unión Europea, estos son las agencias de transporte de carga, la manipulación de mercancías y el almacenaje, mientras que en Singapur podrán operar servicios de alquiler y algunos servicios como el mantenimiento y la reparación de partes de vehículos de motor, ha apuntado la Comisión Europea.