19 de febrero de 2020 | Actualizado 7:24

Aragón plantea una zona franca en Zaragoza para consolidarse como hub logístico

Un estudio aboga por implantar esta figura en Zaragoza para complementar su oferta logística actual y motivar una mayor actividad económica
Vista aérea de la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) | Gobierno de Aragón

El Gobierno de Aragón se plantea la creación de una zona franca para consolidarse como hub logístico, según revela un estudio del profesor universitario Eduardo Sanz-Arcega (Universidad de Zaragoza). El informe, que ha sido publicado en la revista Economía Aragonesa editada por Ibercaja, enumera las condiciones óptimas de Zaragoza para solicitar al Gobierno central la eventual creación de una zona franca.  

El autor del estudio ha destacado, fundamentalmente, “la situación geográfica, la dotación de infraestructuras existentes y la estructura productiva de Aragón” para prever el éxito de una eventual zona franca. Además, según ha señalado Sanz-Arcega, serviría para “dinamizar una región con serios problemas de despoblación”. 

Una zona franca actuaría como revulsivo para la despoblación, según el experto Eduardo Sanz-Arcega

La Comisión Europea dictamina favorablemente el establecimiento de zonas francas si el objetivo se enmarca dentro de las políticas de cohesión y convergencia, si no supone un cambio en las condiciones de los intercambios en contradicción con el mercado interno, y si se aprueban medidas idóneas. En el caso de Zaragoza, su situación geográfica y la abundancia de territorio disponible para la implantación de nuevas iniciativas empresariales refrendan, según el estudio, esta demanda. Las vías de comunicación actuales de Zaragoza, junto con la unión al Corredor Cantábrico-Mediterráneo, conforman una red modal que acoge “una plataforma logística (Plaza), un puerto seco (tmZ) y un aeropuerto especializado en el tráfico de mercancías”. Además, el 23% de su PIB y el 20% de su empleo ya corresponden al sector logístico. 

Las sinergias de este tejido productivo con el establecimiento de una zona franca que permita el depósito, así como la transformación de mercancías, “podrían tener unos resultados positivos en la mejora de la eficiencia productiva de las empresas ya instaladas y en la generación de ventajas comparativas para la atracción de nuevas iniciativas empresariales”, ha subrayado el autor. 

“La zona franca influirá en la eficiencia productiva de las empresas ya instaladas y en atraer nuevas”
Eduardo Sanz-Arcega Profesor de la Universidad de Zaragoza

En la actualidad, España cuenta con siete zonas francas aduaneras: Barcelona, Vigo, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Santander y Sevilla, instaladas en las zonas portuarias. Debido a los resultados positivos que han cosechado, ha apuntado el profesor de la Universidad de Zaragoza, estos emplazamientos han motivado a otras regiones españolas a solicitar acceder al estatuto de zona Franca, como A Coruña o Alicante, entre otros casos. Eduardo Sanz-Arcega ha argumentado que, para la constitución de estas zonas, se ha atendido a “criterios de eficiencia y de equidad, para el desarrollo económico de territorios cuya distribución de la renta se sitúa por debajo de la media nacional”. 

En definitiva, el autor ha apuntado que “la experiencia exitosa de las zonas francas aduaneras existentes ha mostrado un cambio institucional positivo” a nivel estatal. El impacto sobre el crecimiento económico que supone la simplificación del marco regulatorio es, por tanto, suficiente, según ha afirmado Sanz-Arcega, para la puesta en marcha de una zona franca en Zaragoza para estimular el comercio, atraer inversión y fomentar la creación de empresas y el desarrollo industrial de la región.