27 de enero de 2020 | Actualizado 19:39

Catalunya exige mejores prestaciones para el corredor Barcelona-Valencia

El Gobierno catalán reclama para este corredor idénticas prestaciones que para el de Madrid-Valencia
Adif

La consejería de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya ha reclamado al ministerio de Fomento que defina una nueva plataforma ferroviaria de alta velocidad para dotar al corredor Barcelona-Valencia de las mismas prestaciones que el corredor Barcelona-Madrid o Valencia-Madrid. Así lo ha exigido en las alegaciones presentadas al estudio informativo del ministerio para la implantación del ancho internacional en el tramo Castellón-Tarragona.

La consejería también pide al Estado que concrete una programación de actuaciones para el Corredor Mediterráneo consensuada con las administraciones y los agentes sociales y económicos del territorio.

El tramo Castellón-Camp de Tarragona prevé 220 km/h, mientras en otros se alcanzan 350 km/h

Esta actuación prevé una velocidad para el corredor Castellón-Camp de Tarragona de 200-220 km/h, que Territori i Sostenibilitat considera “insuficiente para las necesidades y potencialidad del corredor Valencia-Barcelona, así como un agravio comparativo en relación a las prestaciones de corredores similares, como son las líneas de alta velocidad Madrid-Valencia o Madrid-Barcelona”, que permiten la circulación de trenes a 300-350 km/h. El tiempo de viaje entre Barcelona y Valencia podría ser del orden de una hora y media, cuando actualmente es de 2 horas y 40 minutos.

La Generalitat ha manifestado que la actuación planteada por Fomento supone un cambio muy sustancial de la funcionalidad de la red ferroviaria en su conjunto. Por este motivo, sostiene que el estudio “adolece de una falta de reflexión global” que abarque, como mínimo, la red que transcurre por Catalunya. Esta intervención -sustituir las vías de ancho ibérico al ancho internacional en un tramo convencional- no se había realizado hasta ahora en el Estado español.

La Generalitat propone como base para superar obstáculos la Agenda Catalana del Corredor Mediterráneo

La Generalitat también pone de relieve que esta planificación tiene que abordar, como mínimo, en qué tramos se debe implantar el nuevo ancho estándar, con una priorización para la conexión con la red europea hacia el Sur de manera progresiva. Asimismo, según la consejería, es necesario analizar aspectos más concretos como la circulación de trenes de 750 metros de longitud, los cuellos de botella de la red, el paso de mercancías por el Camp de Tarragona o la variante de Martorell. Para esta programación global y consensuada, propone como base la Agenda Catalana del Corredor Mediterráneo y la Mesa del Corredor Mediterráneo.

El Ejecutivo catalán también ha recordado que este cambio de ancho afectará a las terminales y los operadores de mercancías, tanto públicos como privados, y que será necesaria la coordinación de estos con los puertos de Barcelona y Tarragona. También considera que el estudio ha de analizar y solucionar de manera urgente las limitaciones del nudo de Vila-seca, donde se producirá una bifurcación de corredores y una restricción de capacidad, tanto para el tráfico de pasajeros como de mercancías, por la existencia de un ramal de vía única.