29 de mayo de 2020 | Actualizado 12:28
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, con el gerente de Ports de la Generalitat, Joan Pere Gómez, en el comité técnico de emergencias | Ports de la Generalitat

Catalunya empieza a recobrar la normalidad tras el paso de Gloria

Los efectos del temporal, que se ha dejado notar en toda la costa catalana y en la red viaria y ferroviaria, aún no se han evaluado en su totalidad

La borrasca Gloria ha disminuido su virulencia durante las últimas horas en Catalunya, el territorio más afectado de la Península por el temporal. Tras un martes marcado por las lluvias y los fuertes vientos, el tráfico marítimo, ferroviario y aéreo vuelve a recobrar progresivamente la normalidad. Sin embargo, aún hay zonas afectadas por la borrasca.

El puerto de Barcelona, que en los últimos dos días ha sufrido rachas de viento de 100 a 130 km/h, está recuperando su actividad. Las operaciones marítimas se están reanudando y se prevé que durante la noche de hoy ya se haya recobrado totalmente el funcionamiento. Por lo que a la actividad terrestre se refiere, las terminales de contenedores APM Terminals Barcelona y BEST han recuperado sus operaciones a partir de las 14h. En el litoral tarraconense se vive una situación similar. Desde primera hora de la mañana los operarios del puerto de Tarragona están trabajando para evaluar los daños y reanudar la actividad. El temporal ha afectado, especialmente, al dique de Levante.

Un tripulante del mercante ‘Manisa Star’ sigue desaparecido tras caer al agua en el puerto de Palamós

En cuanto a las instalaciones de Ports de la Generalitat, la última hora indica que se han visto perjudicadas diversas infraestructuras. Ha sufrido desperfectos el dique de abrigo del puerto de Blanes y también otras instalaciones portuarias como Palamós, L’Escala, Sant Feliu de Guíxols, Ametlla de Mar, L’Ampolla, Cambrils, les Cases d’Alcanar y la zona del Maresme y El Garraf han sufrido los efectos del temporal. En algunos de estos puertos, se han hundido barcos de recreo. A todo ello, se une la desaparición de un tripulante del buque mercante ‘Manisa Star’ tras caer anoche al agua en el puerto de Palamós. Prácticamente, se han visto afectadas todas las instalaciones portuarias de Catalunya por la borrasca, aunque la zona del Delta de l’Ebre ha concentrado los mayores daños hasta el momento.

En lo que respecta al sistema ferroviario, la circulación entre Badalona y Maçanet Massanes de la R1 y el tramo Sant Celoni-Maçanet Massanes de la R2 Nord se ha suspendido. También el servicio entre La Garriga-Puigcerdà sigue sin estar operativo por culpa de desprendimientos de tierra y caídas de árboles y solo se puede circular de Barcelona hasta La Garriga.

A la espera de la evolución de las próximas horas, el Aeropuerto de Barcelona-El Prat no registra ninguna anomalía en su funcionamiento. Desde que se iniciara esta borrasca, se han realizado actividades preventivas para que los vuelos pudieran operar. Desde Aena se niega que hayan producido cancelaciones a causa de la borrasca. Sin embargo, algunas fuentes apuntan que en el transcurso del día de ayer, 21 de enero, algunos vuelos fueron desviados a otros aeródromos.