21 de febrero de 2020 | Actualizado 22:04
Airbus

La ‘ballena’ más grande de Airbus en surcar los cielos

La aeronave proporciona el 30% más de capacidad de carga que su modelo predecesor y servirá para respaldar la producción del gigante aeroespacial europeo

El gigante aeroespacial europeo Airbus ha despegado con fuerza este año con la incorporación a su flota de una nueva ‘ballena’: el Beluga XL. Nombrado así por su distintiva similitud con el cetáceo tocayo, más aún teniendo en cuenta los ojos y boca que decoran la parte frontal de la primera unidad fabricada, inició sus operaciones el pasado nueve de enero. Según Airbus, su lanzamiento responde a la necesidad de “respaldar el aumento de la producción existente en aeronaves comerciales”, pues el Beluga XL proporciona el 30% más de capacidad de carga que su predecesor, el Beluga ST. “Realmente nos ayudará a apoyar el incremento de la producción de los A350 XWB y la familia del A320 de pasillo único”, ha concretado el director de Transporte de Grandes Dimensiones en Airbus Transport International, Philippe Sabo.

De esta forma, el técnicamente conocido como Airbus A330-700L se corona como la aeronave con la sección de carga más grande del mundo. El modelo ha sido concebido para desplazar componentes de aeronaves en su espaciosa bodega y, según Sabo, representa “un cambio radical” en la manera en que se transportan las partes entre las diferentes plantas de producción de Airbus en Europa. No obstante, al igual que el Beluga ST, esta nueva ‘ballena’ aérea también estará disponible para fletes puntuales. Según el fabricante aeronáutico europeo, no cabe duda de la competitividad del medio aéreo para cubrir largas distancias y esto ha propiciado que, en el pasado, estos aviones hayan transportado mercancías tan peculiares como un tanque químico, que supuso el récord de carga más voluminosa transportada por una aeronave; helicópteros militares; y hasta el cuadro ‘La libertad guiando al pueblo’ de Eugène Delacroix.

El nuevo miembro de la familia de Airbus realizó su primer vuelo en 2018 y, en noviembre de 2019, obtuvo la Type Certification como cargador de Airbus por la European Aviation Safety Agency (EASA). A este respecto, el programa se lanzó en 2014 y su producción se inició dos años después. Tras más de 200 tests y 700 horas de vuelo, la aeronave será habitualmente operada por una tripulación de tres miembros: dos pilotos y un administrador de cargas. La primera edición del Beluga XL constará de seis unidades, que operarán junto a los actuales Beluga ST. No obstante, la compañía aeronáutica ha adelantado su intención de introducir en un futuro unidades adicionales.

El Beluga XL supone un salto tanto en tecnología como en sostenibilidad respecto a su predecesor. Dispone de una cabina más baja y una nueva sección de carga, parte trasera y cola. A esto se le suma un rango aproximado de 4.000 kilómetros y una carga máxima de 51 toneladas, pudiendo transportar hasta dos alas de un A350 XWB de manera simultánea. Mientras tanto, el Beluga ST solo puede transportar una. Esta capacidad extra permitirá a Airbus, por ejemplo, acelerar el transporte de alas desde su planta en Broughton, en Gran Bretaña, hasta la línea de montaje final en Toulouse, en Francia, tal como muestra en este vídeo el fabricante aeronáutico:

El transporte aéreo es el principal modorre transporte de Airbus para desplazar componentes de gran envergadura, especialmente entre Francia, Alemania, España y el Reino Unido. No obstante, también se complementa con el uso de la carretera, el ferrocarril y el marítimo. “Su sistema de carga de alta velocidad nos permitirá reducir de manera significativa los plazos, lo que resulta clave para lograr nuestras metas”, ha añadido Sabo respecto a la nueva aeronave. Además, la instalación de un sistema de control de temperatura para cargas sensibles en el Beluga XL supone también un elemento de valor añadido. Se prevé que la segunda unidad sea entregada a mediados de año, a lo que le seguirá una tercera a principios de 2021.

25 AÑOS DE SERVICIO
El primer Beluga alzó el vuelo en 1994 y entró en servicio al año siguiente, siendo una versión modificada del estándar A300-600. A pesar de que se le bautizó como Super Transporter, su característica forma lo popularizó bajo el nombre de Beluga. De esta manera, sustituyó a los envejecidos aviones de transporte Super Gruppy que Airbus utilizaba y que, paradójicamente, derivaban de un modelo Boeing, el archirrival de Airbus. “El Beluga es un componente esencial de nuestro sistema integrado de logística y producción”, ha manifestado el director Operativo de Airbus, Günter Butschek. “Gracias a su fiabilidad y al compromiso de los equipos del Beluga, podremos alcanzar nuestro objetivo permanente de eficiencia”.

El despegue del Beluga también supuso la modificación de diferentes infraestructuras donde opera. Por ejemplo, el aeropuerto francés de Pau Pyrénées se convirtió en 2011 en el primero de Europa en desplegar el sistema EGNOS (del inglés European Geostationary Navigation Overlay Service), cuya función es guiar con precisión a los Belugas y a otras aeronaves durante su aterrizaje. Asimismo, el aeropuerto de Hawarden, en Gran Bretaña, construyó en 2015 una estación de carga dedicada a los Beluga, de manera que se protegiese a las operaciones de las fuertes ventadas.