15 de agosto de 2020 | Actualizado 14:59
El consejero de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, durante su comparecencia en el Parlament | Territori i Sostenibilitat

Territori centra sus cuentas para 2020 en descarbonizar la movilidad y la acción climática

El presupuesto de la consejería encabezada por Damià Calvet suma 4.520 millones de euros, lo que supone 600 millones de euros más que en 2017

Los presupuestos de la consejería de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya para 2020 se centran en conservar y crear nuevas infraestructuras que se adecúen a las circunstancias climáticas y sociales de la actualidad. Este es el principio fundamental que ha manifestado el conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, durante la comisión de Territori celebrada en el Parlament de Catalunya para presentar las cuentas. Con una dotación de 4.540 millones de euros, lo que supone un aumento del 15,2% respecto a la de 2017, la consejería se va a centrar en descarbonizar la movilidad y erradicar los efectos del cambio climático. 

“No son los presupuestos de nuestra vida, pero son unos buenos presupuestos”, ha afirmado el consejero de Territori i Sostenibilitat. “Y no son los presupuestos de nuestra vida”, ha continuado Calvet, “porque el déficit fiscal, la falta de inversión en infraestructuras por parte del Estado y el incumplimiento de la disposición adicional tercera del Estatut limitan la capacidad de nuestras cuentas”.    

“El déficit fiscal, la falta de inversión del Estado y el incumplimiento del Estatut nos limitan”
Damià Calvet Consejero de Territori i Sostenibilitat

Una de las medidas más importantes que ha citado Calvet ha sido la mejora de las carreteras y vías catalanas. Se van a destinar 91 millones de euros para acondicionar y ampliar las redes de carreteras. Entre los cambios más importantes destaca la ampliación de la calzada lateral de la vía C-58 en sentido Terrassa y la mejora de la seguridad en el tramo Serinyà-Sant Ferriol de la C-66. Asimismo, el consejero también ha abordado la aplicación de un nuevo modelo de conservación de la red vial, el cual contará con una partida superior a los 93 millones de euros que “permitirá asegurar la funcionalidad y seguridad del conjunto de la red”.

En el ámbito ferroviario, se invertirán 140 millones de euros en Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), los cuales ampliarán la línea Barcelona-Vallès y permitirán llevar a cabo obras de mejora en el servicio. Por su parte, Aeroports de la Generalitat invertirá 7,9 millones de euros y Ports de la Generalitat contará con 7,7 millones de euros. En lo que respecta a la empresa pública Cimalsa, las cuentas de la Generalitat de Catalunya contemplan inversiones reales por valor de 5,4 millones de euros, de los que más de 4,3 se van a dedicar a las obras de mejora del Logis Intermodal El Far d’Empordà-Vilamalla.

38,5 millones de euros

La Generalitat prevé ingresar 38,5 millones de euros con el impuesto de emisión de CO2 a vehículos

Por lo que respecta a descarbonización de la movilidad, Damià Calvet ha avanzado que Catalunya logrará recaudar 38,5 millones de euros en impuestos por emisión de CO2 a vehículos de tracción mecánica. Calvet ha manifestado que “se logrará una disminución de los gases de efecto invernadero”. Asimismo, ha puesto de manifiesto que dicha medida “permitirá fomentar la no contaminación, evitando la emisión 6,6 millones de toneladas de CO2”.    

Para incorporar nuevos actores y empresas a la actividad económica, el consejero de Territori i Sostenibilitat ha avanzado que l’Institut Català del Sòl (Incasòl) “dispondrá de 22 millones de euros para la urbanización de sectores de actividad económica”. Del mismo modo, Incasòl “tendrá más de 11 millones de euros para la compra de terrenos para que se implanten empresas que generen nuevos puestos de trabajo”.

APUESTA POR EL TRANSPORTE PÚBLICO
Uno de los pilares de estos presupuestos es la “inversión en movilidad”, que se fundamenta en el impulso del uso del transporte público. Para llevar a cabo esta implementación, la Generalitat destinará 2.539 millones de euros, el 10% más que los anteriores presupuestos. Además de invertir en infraestructura y tecnología, 458 millones de euros se invertirán en las autoridades del transporte metropolitano (ATM) de las cuatro provincias catalanas con el objetivo de alcanzar los 1.500 millones de viajes en 2030.